Las ventajas (y desventajas) de una transmisión monoplato
Componentes

Las ventajas (y desventajas) de una transmisión monoplato

1
dic 2015

El lanzamiento del grupo monoplato SRAM XX1 hace ya tres años dio paso a una nueva forma de utilizar la transmisión de la bicicleta que, a día de hoy, se ha convertido en una moda que todo ciclista se plantea o ha planteado. ¿Qué ventajas tiene un sistema monoplato con respecto a uno convencional? ¿Y qué inconvenientes? Las preguntas son muchas y variadas, y por ello nada mejor que un interesante resumen con las ventajas y desventajas de una transmisión monoplato.

Las ventajas (y desventajas) de una transmisión monoplato

Ventajas de una transmisión monoplato

  • 1. Mayor simplicidad: Al utilizar un sólo plato, eliminamos de un plumazo los problemas derivados de un desviador y un pulsador de cambio (véase ajustes, mantenimiento, ruido, etc). Un único pulsador para el cambio trasero es suficiente para controlar toda la transmisión, lo que se traduce en un espacio más limpio tanto en el manillar como en el cuadro de la bicicleta.
  • 2. Menor peso: Gracias a la simplicidad del monoplato y a la eliminación de desviador, pulsador de cambio, funda, cable y de uno o incluso dos platos, aligeramos la bicicleta unos cuantos gramos.
  • 3. Desarrollos únicos: Cuando se hace uso de transmisiones de dos o tres platos, los desarrollos obtenidos por las distintas combinaciones de plato más piñón tienden a presentar cifras duplicadas. En un sistema monoplato, las relaciones de desarrollo son únicas, sin duplicados innecesarios de por medio.
  • 4. Mayor retención de la cadena: Aunque pueda parecer lo contrario, en las transmisiones monoplato el perfil de dientes utilizado en el plato presenta un diseño especial, con dientes más largos y alternos (ancho/estrecho), que retienen la cadena mucho mejor que los sistemas tradicionales.

Inconvenientes de una transmisión monoplato

  • 1. Menor desarrollo: Una transmisión monoplato carece de relaciones de desarrollo duplicadas, pero también de muchas otras que con dos o tres platos sí se dan. Es necesario ajustar el tamaño del plato a la capacidad física del ciclista y a las características del terreno, por lo que se hace inevitable un período de prueba/error hasta encontrar la configuración idónea para nuestra forma de rodar.
  • 2. Inversión inicial: Montar los grupos monoplato originales de Shimano y SRAM requiere una inversión inicial que no todos los ciclistas están dispuestos a asumir para probar un sistema monoplato. Muchos fabricantes ofrecen soluciones más baratas para realizar la conversión monoplato en transmisiones de 9 y 10 velocidades, pero el gasto inicial siempre es un punto a tener en cuenta.
  • 3. Mayor exigencia física: Un problema derivado del menor desarrollo de este tipo de transmisión. Al disponer de un único plato, debemos tener muy en cuenta que el tamaño del mismo condicionará nuestra capacidad de escalada y nuestra cadencia de pedaleo, causando un desgaste muscular que nos puede hacer tocar tierra en el momento menos idóneo.
  • 4. Mayor desgaste de los componentes: Una transmisión monoplato elimina diversos componentes de la ecuación, pero hace un uso más intensivo de los componentes restantes. El plato, el pulsador, el cambio trasero, la cadena y los piñones se ven sometidos a una mayor carga de trabajo y, por tanto, a un mayor desgaste.