Un poco de cultura: La revolución sexual provocada por las bicicletas
General

Un poco de cultura: La revolución sexual provocada por las bicicletas

20
nov 2012

A finales del siglo XIX se produjo una gran revolución sexual, de forma paralela a la gran Revolución Industrial que sacudió el mundo por aquellos entonces. Principalmente (o al menos en primer lugar), producida en Inglaterra, la revolución sexual se produjo (entre otras causas) gracias al medio de transporte más ecológico jamás inventado: la bicicleta. Para Stephen Jones, uno de los genetistas más reconocidos del Reino Unido, la invención de la bicicleta ha sido uno de los eventos más importantes de los últimos 100.000 años de la historia del ser humano, y razones no le faltan.

Un poco de cultura: La revolución sexual provocada por las bicicletas

La bicicleta, causante de mejoras genéticas en el ser humano

El uso de la bicicleta supuso una verdadera revolución en el noble arte de buscar pareja. A finales del siglo XIX, en países como Inglaterra, la bicicleta se usaba de forma masiva incluso antes de aparecer las ruedas de radios de cables de metal, la cadena y las diferentes velocidades o desarrollos. Con el desarrollo y avance de las tecnologías aplicadas a la fabricación de bicicletas, éstas resultaron ser más ligeras, fáciles de montar y mucho más apropiadas para las damas y caballeros de aquella época. Por este motivo, los/as usuarios/as de bicicletas pudieron trasladarse a las aldeas vecinas en busca de relaciones sexuales con las personas del pueblo de al lado, lo que provocó una mejora genética sin precedentes.

La bicicleta cambió las costumbres de cortejo de los jóvenes de finales del siglo XIX. Según varias noticias de la época, el uso de la bicicleta disminuyó la asistencia a la iglesia de los más jóvenes, extendió nuevas tendencias de cortejo e incluso provocó un declive en el uso del piano, muy arraigado en aquellos tiempos. Según Stephen Stearns, de la Universidad de Yale (USA), este cambio de costumbres amatorias propició también un cambio en nuestros genes, ya que la bicicleta permitió ampliar en 48 kilómetros la distancia de cortejo de los hombres de Inglaterra de finales del siglo XIX.

Un poco de cultura: La revolución sexual provocada por las bicicletas

Por otra parte, el uso masivo de la bicicleta también estimuló la pavimentación de las vías, lo que facilitó la posterior incorporación y uso de los automóviles. A partir de aquel momento, se produjo un proceso de migración masiva sin precedentes que dura hasta la actualidad. La distancia entre los orígenes de las parejas actuales es mucho mayor que la de generaciones anteriores, sobretodo en grandes ciudades como Londres, Madrid, Barcelona, Buenos Aires o Mexico D.F. En las grandes capitales del mundo, la diversidad genética de sus habitantes es realmente asombrosa.

La diversidad genética desempeña un papel primordial en el desarrollo de nuestro sistema inmunitario y tendrá repercusiones futuras muy difíciles de predecir con acierto. La diversidad genética es el material base para la evolución humana, y sin ella todavía seríamos primates. Sin la invención de la bicicleta, muy probablemente todavía seríamos poco más que monos...

Visto en | Ecologismos