Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles
Mecánica

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

23
abr 2015

Ya seamos usuarios de cubiertas con cámara o, por el contrario, de ruedas tubelizadas, disponer siempre de una cámara de repuesto es algo que nos puede ser de mucha utilidad en situaciones imprevistas. Sin embargo, una vez utilizada la cámara y al final de su supuesta vida útil, estos prácticos 'donuts' de goma también pueden ser de gran utilidad si recurrimos a ciertas ideas creativas, bastando unos simples trozos de cámara para conseguir toda una serie de accesorios 'de emergencia' que podemos utilizar para los más variados usos.

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

1. Un freno de mano para la bicicleta

Con un simple trozo de cámara de aire desechada podemos disponer de un práctico freno de mano para evitar que nuestra bicicleta se mueva, por ejemplo, sobre un terreno con desnivel. Basta con inmovilizar la maneta del freno trasero o delantero de la bicicleta para obtener un freno de mano sencillo y absurdamente eficaz.

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

2. Un protector para el manillar

Si somos ciclistas de esos que llevan el manillar repleto de dispositivos de todo tipo, las cámaras de aire también pueden ser de gran ayuda. Un trozo de cámara convenientemente recortado al tamaño necesario puede convertirse en un eficaz protector que evita roces y derivados a la hora de instalar cualquier tipo de soporte sobre el manillar o potencia de nuestra bicicleta.

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

3. Una abrazadera de emergencia

En la actualidad, muchas de las luces para bicicletas (y otros dispositivos) hacen uso de unas abrazaderas de goma que nos permiten fijar los mismos al manillar o tija de nuestra bicicleta.

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

Estas gomas tienden a desaparecer misteriosamente cuando más las necesitamos, por lo que nunca está de más disponer de un recambio de emergencia. Nada mejor para ello que un pequeño trozo de cámara de aire.

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

4. Un soporte para la tija

Muchos ciclistas, sobre todo en el ámbito de la competición, optan por 'colgar' de la tija de su bicicleta los más variados accesorios con la intención de liberar así espacio en sus bolsillos. Una bomba de aire, una cámara de repuesto, una bombona de aire comprimido o alguna que otra herramienta son sólo algunos de los accesorios que podemos fijar en la tija con ayuda de un par de trozos de cámara de aire desechada.

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

5. Un protector de vaina casero

Para evitar que los restos proyectados por la cadena de transmisión dañen el cuadro de nuestra bicicleta o, simplemente, para prevenir los estragos de una posible rotura, instalar un protector de vaina es sumamente recomendable. Un trozo de cámara de aire convenientemente recortado y unas cuantas bridas nos pueden ayudar a comprobar las bondades de tan socorrido invento.

Cinco trucos muy útiles para reciclar cámaras de aire inservibles

Nota: Puesto que la finalidad de las cámaras de aire no es otra que la de contener el aire propiamente dicho de una rueda, el material de las mismas suele ser muy flexible y no está diseñado para soportar de forma continua en el tiempo los usos que hemos visto en este artículo. Siempre debemos hacer uso de recambios originales o específicamente diseñados para el uso que necesitemos, recurriendo a estas 'ideas' de emergencia sólo cuando realmente sea necesaria su aplicación.