Más y más trampas para ciclistas, ahora incluso en recorridos de carreras populares
General

Más y más trampas para ciclistas, ahora incluso en recorridos de carreras populares

22
oct 2015

El 2015 va camino de convertirse en el año de las trampas para ciclistas en España, a juzgar por el triste aumento de denuncias por la presencia de las mismas en los montes de todo el país. Estas trampas, colocadas estratégicamente en senderos y caminos frecuentados por deportistas y senderistas, todavía no tienen una causa u origen claro, siendo los dueños de las fincas y los cazadores de las zonas afectadas los principales sospechosos. Pero, ¿a quién se culpa cuando hablamos de trampas colocadas intencionadamente en el recorrido de una carrera popular?

Más y más trampas para ciclistas, ahora incluso en recorridos de carreras populares

A principios del mes de octubre, los corredores de la última edición de la Ruta BTT Villa de Paterna (Huelva, Andalucía) se encontraban una desagradable sorpresa en uno de los tramos de la prueba. Unos clavos semienterrados en el suelo causaban múltiples pinchazos en las bicicletas de los participantes, con el peligro añadido de poder provocar un accidente de consecuencias imprevisibles. La organización de la prueba, a través de un comunicado oficial, pidió disculpas a los afectados e informó que iba a proceder a formalizar las denuncias pertinentes para identificar y castigar a los culpables.

Más y más trampas para ciclistas, ahora incluso en recorridos de carreras populares

En el otro extremo del país (Bizkaia, País Vasco), sucedía exactamente lo mismo. Un día antes del inicio de La Joserra, una popular marcha para bicicletas de montaña que cada año reúne a más de 500 participantes, los organizadores del evento denunciaban a través de las redes sociales que 'alguien' había colocado un alambre de espino a una altura mortal en uno de los tramos de la prueba. Tras denunciar a las autoridades la supuesta trampa y acondicionar nuevamente el tramo, La Joserra se celebró sin percances, excluyendo lógicamente el malestar generado entre los ciclistas ante semejante despropósito.

Más y más trampas para ciclistas, ahora incluso en recorridos de carreras populares

Otro de estos alambres de espino fue protagonista del peligroso encuentro de dos ciclistas de Calamonte (Badajoz, Extremadura). Mientras realizaban una ruta por la zona de San Isidro, uno de ellos se llevó por delante un alambre de espino cruzado en el camino, afortunadamente sin consecuencias más graves. Según señaló la policía municipal tras trascender en las redes sociales una de las fotografías tomada por los ciclistas, no tuvieron notificación de dicho hecho, aunque también señalaron que se trataba de una finca privada y que las acciones dentro de dicha finca concernían a su propietario. ¿Y si el propietario se lía a tiros con los ciclistas? ¿También tiene legitimidad para ello dentro de su propiedad?

Más y más trampas para ciclistas, ahora incluso en recorridos de carreras populares

En las proximidades de Montemayor del Río (Salamanca, Castilla y León), los ciclistas de la zona también denunciaban la aparición de numerosas cuerdas cruzando caminos muy transitados por ciclistas y senderistas. Una de las denuncias con más repercusión fue la de una 'cuerda' colocada para cortar el paso de un camino que circula junto al río Cuerpo de Hombre, especialmente transitado por su alto valor paisajístico. El propio alcalde de Montemayor del Río, José Antonio Jiménez, expresó su preocupación por estos hechos: "Nunca había ocurrido nada parecido en el pueblo y desde luego desde el Ayuntamiento nos pondremos a trabajar en este tema inmediatamente para recabar información y tomar todas las medidas que sean necesarias para evitar cualquier percance".

Más y más trampas para ciclistas, ahora incluso en recorridos de carreras populares

Ante la proliferación de este tipo de trampas y ante la incertidumbre de saber quién está detrás de las mismas, una cosa está muy clara: hace falta regular la legislación vigente para prevenir, localizar y castigar de forma más contundente este tipo de actos. Es lógico pensar que dueños de fincas, cazadores u otras personas interesadas pueden ser los sospechosos más factibles, pero no debemos olvidar que aunque pueda existir un interés oculto, este tipo de trampas sólo pueden ser obra de individuos psicópatas que requieren 'mano dura' por parte de la ley. Precaución en el monte, queridos ciclistas.