Cómo ajustar la presión de los neumáticos de una bicicleta según la temperatura exterior
Mecánica

Cómo ajustar la presión de los neumáticos de una bicicleta según la temperatura exterior

15
ene 2015

Bontrager, la filial de Trek dedicada a la fabricación de componentes y accesorios para ciclistas, pone a nuestra disposición una útil guía de conversión para adaptar la presión de aire de nuestras ruedas de forma correcta en función de la temperatura exterior. La presión de las cubiertas de una bicicleta es fundamental para obtener el máximo rendimiento de las mismas durante nuestras salidas, siendo necesario adaptar dicha presión a las distintas épocas del año si queremos asegurarnos de rodar siempre a pleno rendimiento.

Para resolver nuestras dudas y elaborar esta útil guía, los chicos de Bontrager han utilizado las ruedas y cubiertas de su catálogo destinadas a Fat Bikes para realizar toda una batería de pruebas. Las cubiertas de 4 o más pulgadas de ancho tienen la capacidad de albergar una buena cantidad de aire en su interior, siendo muy prácticas para medir diferentes presiones en diferentes ambientes externos con la finalidad de elaborar una guía perfectamente válida para todo tipo de cubiertas y bicicletas de montaña.

Cómo ajustar la presión de los neumáticos de una bicicleta según la temperatura exterior

La tabla de conversión de Bontrager nos muestra una guía de dos ejes en la que podemos ver tanto la temperatura externa como la presión adecuada para dicha temperatura. En el eje vertical tenemos las distintas temperaturas comprendidas en un rango de entre 37.8 y -23.3 grados centígrados, mientras que en el eje horizontal encontramos una tabla con las distintas presiones (medidas en PSI) que debemos utilizar según las condiciones externas, tomando como referencia la presión PSI de una cubierta a una temperatura externa de 21.1 grados centígrados.

Explicado de forma sencilla, basta decir que si rodamos con nuestras ruedas a 6.0 PSI en un ambiente cuya temperatura exterior es de 21.1º, para rodar de la misma forma y con las mismas sensaciones deberemos reducir o incrementar la presión de las ruedas según la temperatura a la que vayamos a rodar. Es decir, si para 21.1º rodamos a 6.0 PSI, para una temperatura exterior de 10º debemos incrementar en 0.8 PSI la presión de nuestras ruedas para obtener el mismo rendimiento, mientras que para un ambiente caluroso de 37.8º debemos reducir la presión en 1.2 PSI para conseguir los mismos resultados.