A prueba: Cubrebotas Endura MT500
Pruebas
Valoración de TodoMountainBike: 4 de 5

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

3
feb 2015

Para salir a rodar cuando las temperaturas son especialmente bajas, ya sea en invierno o en uno de esos lugares donde el sol nunca calienta lo suficiente, es necesario utilizar un equipamiento que sea capaz de proteger nuestro cuerpo del frío, la lluvia, el viento o la nieve. En lo referente a nuestros delicados pies, un calzado específicamente diseñado para la época invernal siempre puede resultar ser la opción más recomendable, aunque gracias a cubrebotas como los Endura MT500 podemos ahorrarnos unos cuantos euros y salir a rodar completamente protegidos sin tener que sustituir nuestro calzado habitual.

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

Endura MT500: Toma de contacto

Los Endura MT500 son unos cubrebotas especialmente diseñados para los ciclistas de montaña. Fabricados en tejido de neopreno (90%) con una superficie muy resistente de nylon (10%), los MT500 cuentan con un diseño concebido para un uso fuera del asfalto, con una suela de Kevlar reforzada tanto en la puntera (de goma sobredimensionada) como en sus costuras para ofrecer un sellado óptimo ante las bajas temperaturas y una buena tracción sobre terrenos abruptos. A diferencia de otros modelos de cubrebotas, los Endura MT500 presentan una suela de tamaño completo integrada en el propio botín, con dos grandes orificios tanto en la zona de la cala como en el talón como únicas zonas sin protección.

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

En la parte trasera de los cubrebotas Endura MT500 encontramos una generosa cremallera y un cierre de velcro de gran resistencia que permiten un perfecto (y sellado) ajuste sobre nuestras zapatillas y culotte. Los cubrebotas también presentan un motivo reflectante de alta visibilidad en dicha zona, favoreciendo una mejor seguridad a la hora de rodar en condiciones de baja o nula luminosidad. En lo que respecta al peso, nuestra báscula ha marcado unos interesantes 332 gramos para el juego; 166 gramos de 'sobrepeso' para cada una de nuestras zapatillas a cambio de mantener los pies bien protegidos del frío invernal.

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

Endura nos ofrece estos cubrebotas específicos para montaña en tallas que van desde la S hasta la XXL, siendo perfectamente adaptables a todo tipo de calzado. Vale la pena mencionar que el patrón de este modelo en cuestión es bastante estrecho, por lo que es muy recomendable elegir una talla más grande a la recomendada por el fabricante si la talla de nuestro calzado se encuentra en un punto cercano a la talla inmediatamente superior recomendada por Endura. En nuestro caso, hemos utilizado una talla XL con unas zapatillas número 45, ajustándose ambos elementos como un guante.

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

Endura MT500: Prueba y conclusiones

Con la finalidad de probar los cubrebotas Endura MT500 en todo tipo de condiciones, hemos salido a rodar con ellos tanto en bicicleta de montaña como de carretera, recorriendo algo más de 500 kilómetros en salidas a primera hora de la mañana con una temperatura que ha rondado entre los 2º y los 6º. Las zapatillas utilizadas han sido unas Shimano M123 con mucha solera; perfectas para rodar en verano pero realmente frías en épocas invernales. Bajo las zapatillas (y cubrebotas) hemos usado calcetines de invierno (largos, de lana merino) y calcetines de verano (cortos, de algodón), valorando la capacidad de protección de los cubrebotas de Endura con ambas prendas.

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

Utilizando calcetines de invierno, los cubrebotas Endura MT500 se han comportado de forma impecable y han mantenido nuestro pies a salvo de las bajas temperaturas y de la humedad en todos los trayectos que hemos realizado. Con calcetines de verano, y probablemente debido a la escasa protección que ofrecen las zapatillas que hemos utilizado, la sensación de frío en los pies ha sido mucho más acusada, aunque no menos satisfactoria; una sensación similar a rodar sin cubrebotas con calzado normal y un juego de calcetines de invierno de alta calidad.

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

En lo que respecta a la suela, los MT500 de Endura no interfieren en ningún momento en el proceso de acoplar o desacoplar las calas al pedal, gracias al generoso orificio presente en los cubrebotas. Una vez fuera de la bicicleta, la suela de Kevlar de este modelo se ha mostrado especialmente duradera, sin haber apreciado daños o desgaste que merezcan algún tipo de mención. En su contra, podemos decir que la puntera de estos cubrebotas, fabricada en caucho y sobredimensionada, ofrece una buena tracción a la hora de subir cuestas empinadas a pie, pero roza con la biela al pedalear y presenta signos de desgaste desde el primer uso.

A prueba: Cubrebotas Endura MT500

Los cubrebotas Endura MT500 ofrecen su máximo rendimiento cuando son combinados con un juego de calcetines de invierno de buena calidad, manteniendo nuestro pies perfectamente secos y calientes independientemente de las condiciones externas. Obviando la salvedad de que la puntera de estos cubrebotas tiende a rozar con las bielas de la bicicleta (por otro lado, un problema bastante habitual en este tipo de accesorios), por un precio recomendado de 32,99 euros podemos rodar perfectamente protegidos durante todo el invierno sin tener que invertir una cantidad de dinero mucho mayor en un calzado específico. La puntuación de TodoMountainBike: Muy bueno (4.0/5).

Fabricante | Endura