¿Por qué se me duermen las manos cuando voy en bicicleta?
General

¿Por qué se me duermen las manos cuando voy en bicicleta?

15
may 2011

Los dolores de manos en el Mountain Bike y el ciclismo en general son bastante comunes y suelen deberse a un incorrecto apoyo de las manos sobre el manillar. El nervio ulnar, que transcurre desde el antebrazo hasta la mano, queda comprimido debido a que apoyamos nuestro peso sobre las manos con demasiada fuerza, produciéndose el adormecimiento del mencionado nervio.

¿Por qué se me duermen las manos cuando voy en bicicleta?

Prevenir el adormecimiento

  • Los guantes. Deberíamos buscar unos guantes anatómicos que sean capaces de prevenir el adormecimiento de la mano. Con un puño y un guante normal, la excesiva presión de nuestra mano sobre el manillar suele ser la principal fuente de estos dolores y molestias. Con guantes anatómicos se reduce la presión en la zona gracias al acolchado especial del guante justo bajo el nervio ulnar.
  • Los puños. Sustituir los puños de la bicicleta también puede ser de gran ayuda para evitar el adormecimiento de las manos. Una buena solución es probar unos puños más blandos, fabricados en espuma o en silicona, cuyo grosor sea adecuado al tamaño de nuestra mano.
  • El manillar. El manillar debe ir sujeto con firmeza pero sin ejercer excesiva fuerza sobre el mismo. En el mercado existen multitud de manillares con diferentes longitudes y curvaturas para que se adapten a todo tipo de necesidades. Además, tanto las palancas de freno como los mandos del cambio deben estar colocados en el manillar de forma que nuestra mano no quede en posición incómoda o forzada a la hora de utilizarlos.
  • La suspensión. Una buena amortiguación absorbe las irregularidades del terreno y evita que las vibraciones de la bicicleta se trasladen a nuestras manos y muñecas. Por otro lado, unas ruedas demasiado hinchadas también resultan muy rebotonas y generan un exceso de vibraciones muy poco deseable. Debemos asegurarnos de mantener la horquilla de la bicicleta en buen estado y correctamente ajustada, así como de llevar la presión correcta en los neumáticos.
  • Los acoples. Unos acoples para el manillar nos permiten cambiar de posición las manos durante las subidas o los llanos, aliviando la presión sobre la palma de la mano y evitando la compresión continuada del nervio ulnar.