Nutrición: Todo lo que deberíamos saber acerca del agua mineral
General

Nutrición: Todo lo que deberíamos saber acerca del agua mineral

15
mar 2012

El agua es el elemento más importante para la vida de cualquier ser humano. En el caso de los deportistas, el agua adquiere todavía mucha más importancia, resultando indispensable conocer todos los detalles de este preciado elemento de la naturaleza. Todos los ciclistas de montaña y carretera hacen uso de mochilas de hidratación o bidones para transportar el agua que necesitan para hidratarse correctamente sobre la bicicleta, y que en muchos casos contiene agua mineral proveniente de alguna botella que han comprado por el camino o rellenado en algún manantial.

Nutrición: Todo lo que deberíamos saber acerca del agua mineral

Ya sabemos que en la variedad está el gusto, y por ello algunas personas utilizan el agua potable que tienen disponible en sus casas, otras utilizan agua filtrada por equipos de osmosis o por jarras tipo Brita, y otras tantas simplemente prefieren consumir agua mineral embotellada. En cualquier caso, nada mejor que aprender todo lo que hay que saber acerca del agua mineral.

¿Cuánta agua necesitamos beber cada día?

La cantidad de agua recomendada para cualquier persona es de dos a dos litros y medio al día, teniendo en cuenta que la mayoría de alimentos también contienen un porcentaje de agua. Claro está que dicha cantidad variará sensiblemente en función de la actividad de cada persona, y que en el caso de los deportistas la cantidad aumentará significativamente en relación al tiempo de ejercicio y esfuerzo realizado, siendo recomendable también consumir bebidas isotónicas que repongan las sales minerales perdidas a través de la transpiración durante el ejercicio físico.

¿Qué tipos de agua envasada existen en el mercado?

En el mercado podemos encontrar actualmente tres tipos de agua envasada:

  • Agua Mineral Natural: Son aguas subterráneas, puras y bacteriológicamente sanas, que destacan por la pureza original del agua y por tener un efecto saludable sobre la salud, sin llegar a tener efectos curativos.
  • Agua de Manantial: También son aguas subterráneas con un alto grado de pureza, aptas para el consumo humano aunque sin presentar efectos saludables sobre la salud.
  • Agua Potable Envasada: Son aguas procedentes de diversos orígenes que han sido tratadas para cumplir los requisitos para el consumo humano. Algunas de ellas provienen directamente del grifo, y lo mejor es evitar este tipo de aguas ya que tienen un precio muy similar a las anteriores.

¿Cómo se clasifican los tipos de agua?

Las aguas se clasifican por su residuo seco y por su dureza, de la siguiente manera:

Por su residuo seco:

Se denomina comúnmente residuo seco a las sales minerales que tiene el agua. La mejor agua es la que presenta un porcentaje más pequeño o débil de sales minerales en su composición. Por ello, las aguas se clasifican en:

  • Muy débil, con un porcentaje igual o inferior a 50mg/l.
  • Baja, cuando es inferior o igual a 500mg/l.
  • Media, cuando es igual o inferior a 1.500mg/l.
  • Fuerte, cuando el porcentaje de sales minerales es superior a 1.500mg/l.

Por su dureza:

La dureza del agua viene determinada por la cantidad de carbonato cálcico en la composición, que a su vez depende del tipo de tierra que ha filtrado el agua. Cuanto más dura es un agua, más cal contiene, mientras que cuanto más blanda es, menor cantidad de cal existe en su composición. En zonas con suelos muy calcáreos, el agua es mayoritariamente dura, y se puede comprobar muy fácilmente en los electrodomésticos que utilizan agua, ya que sus resistencias se cubre de una capa blanca de cal muy característica. Por ello, la dureza del agua también se clasifica en:

  • Muy blanda, con un porcentaje igual o inferior a 5º F (50mg/l).
  • Blanda (la mejor), con un porcentaje igual o inferior a 10º F (100mg/l).
  • Baja dureza, igual o inferior a 15º F (150mg/l).
  • Media dureza, igual o inferior a 30º F (300mg/l).
  • Dura, igual o inferior a 45º F (450mg/l).
  • Muy dura, igual o inferior a 80º F (800mg/l).
  • Elevada dureza, con un porcentaje igual o superior a 80º F (800mg/l).

¿Cuáles son los efectos en la salud según el tipo de mineralización?

Según el tipo de minerales de su composición, el agua tiene diferentes efectos sobre la salud de las personas. Los tipos de mineralización más comunes del agua y sus efectos son los siguientes:

  • Aguas bicarbonatadas. Su aporte de bicarbonatos supera los 600 mg/l. Ayudan a hacer la digestión y mejoran la actividad de la vesícula y el hígado.
  • Aguas sulfatadas. Aportan más de 200 mg/l de sulfatos. Tienen un sabor ligeramente amargo, y benefician la piel y el aparato digestivo.
  • Aguas cloruradas. Son aguas con más de 200 mg/l de cloruro. Los manantiales con este tipo de agua se utilizan frecuentemente para tratamientos de hidroterapia por sus propiedades tranquilizantes y balsámicas.
  • Aguas ferruginosas. Aguas con más de 1 mg/l de hierro. Recomendadas para personas con anemia, personas obesas y para tratar los reumatismos.
  • Aguas hiposódicas. Con una cantidad de sodio menor de 20 mg/l. Recomendadas para las personas con hipertensión arterial, problemas cardíacos y afecciones renales.
  • Aguas sódicas. Con una cantidad de sodio mayor de 200 mg/l. No recomendadas para personas con hipertensión arterial, presentan una acción antiséptica y son recomendables para la recuperación de heridas infectadas.
  • Aguas cálcicas. Con más de 150 mg/l de calcio en su composición. Son indicadas para niños en periodo de crecimiento, pero poco aconsejables en personas propensas a sufrir cálculos.
  • Aguas fluoradas. Son aguas con más de 1 mg/l de fluoruros. En las zonas donde se da este agua no es necesario aportar flúor a las personas que viven en el lugar, siendo muy conveniente tenerlo en cuenta.

¿Y cuál es la mejor agua mineral?

Una vez visto lo anterior, en base a lo expuesto la mejor agua es el agua mineral natural de muy débil mineralización (igual o inferior a 50 mg/l), y de dureza blanda (inferior a 5º F ó 50 mg/l). Si necesitamos algún aporte adicional de minerales, deberemos optar por aguas bicarbonatadas, sulfatadas, fluoradas y etcétera, pero siempre siendo conveniente que esa indicación la dé nuestro médico.

Visto en | Con Mucha Gula