Nutrición: El colesterol en las yemas de huevo, ¿son tan nocivas como el tabaco?
General

Nutrición: El colesterol en las yemas de huevo, ¿son tan nocivas como el tabaco?

13
sep 2012

El huevo es uno de los alimentos siempre presentes en la dieta española. Ya sea en forma de tortilla, para alimentos rebozados o para prepararnos un batido energético después de entrenar con la bicicleta, el huevo tiene múltiples aplicaciones alimenticias para nuestra dieta, aunque no siempre saludables para nuestro organismo. Un nuevo estudio publicado por la revista Atherosclerosis concluye que comer yemas de huevo de forma regular incrementa significativamente la formación de placa (colesterol, grasa, calcio y otras sustancias) en nuestro sistema cardiovascular en comparación con el tabaco.

Nutrición: El colesterol en las yemas de huevo, ¿son tan nocivas como el tabaco?

Quizá puede sonar extraño el comparar la ingesta de yemas de huevo con el hábito de fumar. Para el autor de dicho estudio, David Spence, los investigadores necesitaban una manera de poner en perspectiva los resultados del estudio, ya que tanto consumir yemas de huevo como fumar incrementan los riesgos cardiovasculares. El problema es que la gran mayoría de personas tienen la creencia arraigada de que fumar es mucho más perjudicial para la salud que alimentarse incorrectamente, cuando en realidad una mala alimentación es la verdadera base de múltiples problemas de salud, independientemente del hábito de fumar.

El huevo de gallina, formado por clara y yema, es una fuente alimenticia de alto valor proteico. Sin embargo, la yema de un huevo grande de gallina también aporta aproximadamente unos 237 miligramos de colesterol. Todos sabemos que altos niveles de colesterol en sangre tienen efectos negativos sobre nuestra salud cardiovascular, siendo recomendable ingerir aproximadamente una cantidad moderada de 300 mg. al día de colesterol (incluyendo todas y cada una de las comidas diarias que hagamos), y más particularmente en todas aquellas personas que ya tienen o han tenido problemas cardíacos.

Para la realización de este estudio, el médico David Spence y un grupo de investigadores estudiaron a 1.231 pacientes de la clínica de prevención vascular del Centro Universitario de Salud Hospitalaria de Londres, todos ellos con un promedio de edad de 61,5 años. Cada paciente ya había experimentado un pequeño accidente cerebrovascular, padecía de presión arterial alta, hipertensión o tenía antecedentes de enfermedades cardiovasculares en el historial médico familiar. El motivo de estudiar a pacientes con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular ha sido para facilitar la obtención de resultados visibles con respecto a un estudio realizado en la población general con menores riesgos.

Nutrición: El colesterol en las yemas de huevo, ¿son tan nocivas como el tabaco?

Todos los pacientes que formaron parte de este estudio realizaron un cuestionario sobre su dieta, su estilo de vida y los medicamentos que tomaban, incluyendo información sobre el número de yemas de huevo que consumían y cuantos cigarros fumaban. Se tuvieron en cuenta factores como el sexo, colesterol, presión arterial, consumo de tabaco, índice de masa corporal y si padecían diabetes. A los pacientes también se les practicó una prueba con ultrasonidos para examinar la acumulación de placas en su sistema cardiovascular, con el fin de obtener unos resultados más fiables en el estudio realizado.

Concluyendo, el estudio realizado demuestra que los pacientes que comían yemas de huevo de forma regular (3 o más a la semana), tenían una acumulación de placa en su sistema cardiovascular incrementada cerca de dos tercios en comparación con otros pacientes fumadores que no ingerían yemas de huevo. Como todos sabemos, para mantenernos saludables debemos cuidar nuestra alimentación, realizar ejercicio físico, dejar de fumar o reducir el consumo de tabaco en la medida de lo posible y, en este caso, vigilar nuestros niveles de colesterol. Nuestro corazón, nuestro bolsillo y nuestra bicicleta nos lo agradecerán.

Más información en | Estudio de la revista Atherosclerosis