Nutrición: Cerveza, deporte e hidratación, ¿una buena combinación?
General

Nutrición: Cerveza, deporte e hidratación, ¿una buena combinación?

25
jun 2013

Un artículo publicado recientemente en el IJSNEM (International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism) ha demostrado que la cerveza, bebida con moderación y en su variedad sin alcohol o con muy bajo contenido del mismo, podría ser un buen rehidratante para después del ejercicio. En el estudio se han modificado diferentes parámetros de la cerveza, tales como el nivel de alcohol o de sodio, para concluir que la cerveza sin alcohol o con un nivel mínimo de éste último y un extra de sodio podría ser una buena opción a la hora de recuperar los líquidos y electrolitos perdidos durante el ejercicio.

Nutrición: Cerveza, deporte e hidratación, ¿una buena combinación?

La cerveza y su uso en el deporte

El estudio publicado en el IJSNEM ha sido realizado por los investigadores Ben Desbrow, Daniel Murray y Michael Leveritt. El objetivo de dicha investigación era el de conocer los efectos de la cerveza con diferentes grados de alcohol y sodio en una persona sana tras haber realizado ejercicio físico. Para realizar dicho estudio, los investigadores seleccionaron a siete voluntarios que realizaron ejercicio sobre una bicicleta estática hasta haber perdido el 1,96 ± 0,25% de su masa corporal. Tras el ejercicio, los participantes tomaron cuatro tipos de cervezas diferentes al azar en cuatro ocasiones distintas.

Los volúmenes consumidos de cerveza por los participantes de dicho estudio fueron equivalentes al 150% de la pérdida de masa corporal que habían experimentado durante el ejercicio, obteniendo muestras de orina y mediciones de la masa corporal antes y durante las cuatro horas siguientes al consumo de cerveza. Los resultados arrojaron la conclusión de que la cerveza baja en alcohol o sin alcohol y con una cantidad extra de sodio mejora el equilibrio de líquidos netos a la hora de restablecer los líquidos y electrolitos perdidos durante el ejercicio físico.

Como es habitual, este tipo de estudios siempre hay que saber interpretarlos correctamente. Debido al bajo número de sujetos participantes en el estudio, no se puede llegar a una conclusión que sea válida para cualquier persona. Como suele ocurrir, podemos pensar que "la cerveza es buena, y cuanta más beba mejor" siendo una afirmación completamente errónea. En primer lugar, este estudio recomienda el consumo de cerveza sin alcohol o de muy bajo contenido, cosa que ya de por sí no suele ser habitual entre los/as habituales del preciado líquido dorado.

Concluyendo, una cerveza de baja graduación alcohólica y con un extra de sodio ofrece un buen compromiso entre una bebida altamente aceptada socialmente y una que ayuda a recuperar los líquidos perdidos durante el ejercicio. La opción más recomendable para disfrutar de una cerveza tras el ejercicio pasa por haber tenido una pérdida considerable de líquidos, beber agua para calmar la sed y después, disfrutar de una buena cerveza fría sin alcohol o rebajada de alguna manera.

Estudio | Beer as a sports drink? Manipulating beer´s ingredients to replace lost fluid