Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: la longitud de las vainas
Mecánica

Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: la longitud de las vainas

17
jun 2016

¿Por qué una bicicleta puede ser estable o, por el contrario, más nerviosa o reactiva? ¿Qué aspecto de la geometría de una bicicleta afecta directamente a la tracción de la rueda trasera y a la maniobrabilidad de la delantera? En esta tercera entrega, la longitud de las vainas.

Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: la longitud de las vainas

La longitud de las vainas

La longitud de las vainas de un cuadro es uno de los aspectos más importantes relacionados con la reactividad y manejo de una bicicleta. Dicha longitud viene marcada por la distancia de las vainas desde el centro de la caja de pedalier hasta el centro del eje de la rueda trasera, siendo frecuente (años atrás) encontrar vainas más largas en los modelos de XC y vainas más cortas en los modelos de disciplinas más agresivas, aunque la tendencia actual pasa por acortar las vainas en bicicletas de cualquier modalidad en favor de medidas más optimizadas en otras partes del cuadro.

Como podemos suponer, la longitud de vainas afecta directamente al comportamiento de la rueda trasera y, por ende, al de la delantera. Como norma general, una longitud de vainas corta hace que la rueda trasera reciba una mayor carga de peso mejorando la tracción de la misma, además de permitir una mejor transmisión de la fuerza ejercida en el pedaleo. Unas vainas más largas favorecen una mayor comodidad, haciendo la bicicleta más estable a velocidades altas debido a una mayor distancia entre ejes de rueda.

Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: la longitud de las vainas

En la actualidad, la tendencia de la gran mayoría de modelos del mercado independientemente de la modalidad a la que van destinados es la de hacer uso de vainas lo más cortas posibles. ¿Por qué? Las vainas cortas mejoran tanto la tracción trasera como la transmisión de la fuerza ejercida en los pedales, además de presentar unos valores de rigidez y resistencia mucho mayores que las vainas de longitudes más largas. Otros aspectos del cuadro como el Reach y el Stack (que veremos más adelante) así como el ángulo de la dirección, son los encargados de dotar a la bicicleta de diferentes aptitudes, ya sean escaladoras, de descenso, o de una equilibrada combinación de ambas.

Vale la pena mencionar que años atrás la longitud de las vainas de un cuadro marcaba la longitud entre ejes de rueda o, lo que es lo mismo, la batalla de la bicicleta. Hoy en día, los fabricantes apuestan por ángulos de dirección más relajados y tubos superiores más largos para delimitar la longitud entre ejes de una bicicleta, siendo las vainas las encargadas de ofrecer una óptima transferencia de potencia entre bielas y rueda trasera para mejorar aspectos de una bicicleta como la aceleración o la rigidez y estabilidad del tren trasero.