Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: el ángulo de dirección
Mecánica

Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: el ángulo de dirección

2
jun 2016

¿Qué hace que una bicicleta sea escaladora o, por el contrario, eficiente en los descensos? ¿Que diferencias hay entre una bicicleta de Rally y una de Enduro? La clave que define estas notables diferencias la encontramos en la geometría del cuadro, cuyas formas dotan a uno u otro modelo de diferentes características. La dirección, las vainas, el tubo del sillín, la altura de la caja de pedalier y muchas otras medidas son las que configuran la geometría de una bicicleta, siendo de especial importancia conocer los aspectos básicos de la misma. En este primer artículo, el ángulo de dirección.

Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: el ángulo de dirección

El ángulo de dirección

El ángulo de dirección es la medida o inclinación, en grados, del tubo de dirección, y es el que configura la inclinación de la horquilla con respecto al eje horizontal de las ruedas. Un ángulo de dirección de 90º significa que el tubo de dirección es completamente recto de arriba abajo, por lo que la horquilla quedaría montada de forma completamente vertical. Cualquier ángulo inferior a 90º posiciona la horquilla hacia delante del tubo de dirección, dotando a la dirección de la bicicleta de características únicas dependiendo de dicha angulación.

El ángulo de dirección de una bicicleta se puede dividir en tres tipos diferentes dependiendo de la modalidad del modelo en cuestión. Los ángulos de dirección cerrados, de entre 70º y 72.5º, son los utilizados por las bicicletas orientadas a la competición XC. En el otro extremo encontramos los ángulos de dirección más abiertos o relajados, entorno a los 63º, presentes en las bicicletas de DH. Entre ambos extremos angulares encontramos las bicicletas de Trail y de Enduro; las primeras con ángulos de dirección más cerrados y las segundas, ligeramente más relajados.

¿Cómo afecta el ángulo de dirección a una bicicleta? Un ángulo de dirección cerrado posiciona la horquilla más cerca del centro de gravedad de la bicicleta, lo que unido a un ángulo de sillín también recto, hace que el ciclista se sitúe sobre el eje vertical de la bicicleta mejorando la posición de pedaleo para aprovechar la máxima potencia generada sobre los pedales. Este tipo de ángulo es habitual en las bicicletas de Rally, puesto que permite rodar rápido y mantiene la rueda delantera bien pegada al firme en los ascensos, dotando a la bicicleta de una geometría escaladora y veloz.

Nociones básicas sobre la geometría de una bicicleta: el ángulo de dirección

Un ángulo de dirección abierto o relajado sitúa la parte inferior de la horquilla (y por ende, la rueda delantera) más alejada del eje vertical del tubo de dirección, posicionando al ciclista más retrasado con respecto al centro de la bicicleta. Las bicicletas de descenso, con ángulos de dirección en torno a los 63º, son especialmente eficientes cuesta abajo ya que la posición de pilotaje es más retrasada, la rueda delantera absorbe más fácilmente los obstáculos y la posibilidad de salir 'volando' por encima del manillar se torna inexistente. En la otra cara de la moneda, los ángulos de dirección extremadamente abiertos impiden que una bicicleta pueda ser eficiente en los ascensos, ya que la rueda delantera tiende a levantarse o perder la trayectoria debido a la falta de aplomo.

Entre las bicicletas de Rally y las bicicletas de DH encontramos los modelos orientados al Trail y al Enduro. Los ángulos de dirección de estos modelos han sido estudiados para permitir que la bicicleta se comporte bien tanto en los ascensos como en los descensos, obviamente sin llegar a los extremos de eficacia de las bicicletas de Rally o de DH. Los modelos de estos segmentos suelen presentar un ángulo de dirección de entre 66º y 68º, lo que combinado con ángulos más abiertos o cerrados para el tubo del sillín y recorridos más largos o cortos para las suspensiones, dotan a las bicicletas de un comportamiento más agresivo o más estable según sea la modalidad destinada.

Como último apunte acerca de los ángulos de dirección en las bicicletas vale la pena destacar que para la temporada 2017 una de las tendencias más marcadas en la industria ciclista es la de dotar a los nuevos modelos de bicicletas de montaña de ángulos de dirección más 'relajados' de lo habitual, muy especialmente en el segmento del Rally, compensando el uso de ángulos más abiertos para la dirección con potencias más cortas y tubos superiores más largos para mantener una posición óptima de conducción.