Llenar el monte de cristales, otra 'genial' práctica para impedir el paso de deportistas y senderistas
General

Llenar el monte de cristales, otra 'genial' práctica para impedir el paso de deportistas y senderistas

9
jun 2015

Las altas temperaturas ya se están haciendo notar en muchos puntos de la península ibérica, con especial énfasis en la zona sur de nuestro país. Como sucede cada verano, estas altas temperaturas también nos dejarán un buen número de incendios en distintos puntos que, provocados intencionadamente o iniciados por quién sabe qué motivo, convertirán miles y miles de hectáreas de monte en un terreno calcinado cuya recuperación ocupará unos cuantos años más. Ante un panorama tan desolador, ¿no es de vital importancia poner todos los medios a nuestro alcance para evitar incendios en el bosque? ¿Sí? Pues parece ser que no...

Llenar el monte de cristales, otra 'genial' práctica para impedir el paso de deportistas y senderistas

David Gamez, un aficionado al ciclismo de montaña residente en la provincia de Alicante, nos hace llegar un par de tristes imágenes que no sólo representan la intolerancia del ser humano hacia otro ser humano, sino también hacia la propia naturaleza. En una de las salidas de David con su grupo (el club Maxibikers) por el entorno de Font Calent y la Bombonera, junto a la planta de residuos de la ciudad de Alicante, se encontraron con una desagradable sorpresa: un terreno 'abonado' con cientos de cristales rotos cubriendo una superficie aproximada de unos 100 metros.

Llenar el monte de cristales, otra 'genial' práctica para impedir el paso de deportistas y senderistas

Al parecer, la zona afectada está en su mayoría ocupada por casas de campo y cuadras de caballos, muchas de ellas con vallas o cadenas de seguridad limitando el acceso a la propiedad. Dicho sea de paso, este entorno alicantino también es un lugar muy frecuentado por cazadores durante la temporada, con diversos cotos por la zona. Como ciclistas de montaña, deportistas o senderistas, debemos saber que traspasar una valla de seguridad para atravesar una finca privada o coto de caza (aunque sólo sean unos metros) no debe hacerse bajo ningún concepto, o al menos no sin el permiso expreso del propietario de dicha finca o de los responsables del coto en cuestión.

Llenar el monte de cristales, otra 'genial' práctica para impedir el paso de deportistas y senderistas

Sin embargo, como seres humanos racionales, también debemos saber que las altas temperaturas, un bosque repleto de matojos secos y cientos de cristales esparcidos por el suelo son una combinación nada halagüeña. Poner en peligro el entorno natural, las propiedades colindantes a la zona afectada e incluso la vida de los que allí residen es un acto detestable que debe ser perseguido por la ley. ¿Esparcir cristales por el monte? Independientemente de la finalidad de esta maléfica idea y de que se trate de una finca privada o un terreno público, no nos cabe duda: DENUNCIAR ESTE TIPO DE ACTOS.