Mecánica: Ni 3x9, ni 3x10, ni 2x10 y ni 1x11 velocidades. ¿Qué tal una transmisión de infinitos desarrollos?
Mecánica

Mecánica: Ni 3x9, ni 3x10, ni 2x10 y ni 1x11 velocidades. ¿Qué tal una transmisión de infinitos desarrollos?

10
feb 2014

La transmisión más habitual de una bicicleta de montaña incluye un sistema de platos y piñones, normalmente engranados por una cadena, que permiten que una misma velocidad de pedaleo se transforme en un conjunto discreto de otras posibles velocidades. Ésto se hace realidad variando el desarrollo de la transmisión (el tamaño relativo de los platos y piñones utilizados o Gear Ratio) que transforma nuestro impulso sobre los pedales en una mayor o menor velocidad en favor de un mayor o menor esfuerzo al pedalear.

Mecánica: Ni 3x9, ni 3x10, ni 2x10 y ni 1x11 velocidades. ¿Qué tal una transmisión de infinitos desarrollos?

Dependiendo de la antigüedad y modelo de bicicleta, podemos encontrar transmisiones compuestas por 20, 24, 27 e incluso 30 velocidades, que se corresponden con las distintas combinaciones de platos y piñones de la misma. En la actualidad, fabricantes como SRAM han innovado el mágico mundo de las transmisiones para bicicletas de montaña con nuevos sistemas de 11 piñones y un único plato, aunque las limitaciones en cuanto al número de desarrollos disponibles en una bicicleta continúa siendo un tema pendiente.

La pregunta más importante que se plantea es: ¿Y si existiera un sistema de transmisión que nos permitiese disponer de infinitos desarrollos? Y la respuesta es que, aunque parezca imposible, ya existen distintos sistemas que permiten precisamente ésto desde hace unos cuantos años, denominados CVT (Continuously Variable Transmission). En lo que respecta a bicicletas, este tipo de sistemas CVT también esta disponible como solución comercial, y la encontramos en la poco conocida transmisión NuVinci.

Mecánica: Ni 3x9, ni 3x10, ni 2x10 y ni 1x11 velocidades. ¿Qué tal una transmisión de infinitos desarrollos?

Al igual que otros sistemas convencionales de transmisión para bicicletas, el sistema NuVinci nos permite rangos de relaciones de transmisión de un ~350% (la marcha más larga es 3.5 veces la más corta), pero a diferencia del resto nos permite ir variando la relación de forma prácticamente infinita (siempre dentro de los propios límites del mecanismo). Este sistema, explicado de forma muy básica, sería el equivalente a un cassette compuesto por cientos de piñones de transmisión, aunque sin necesidad de montar innumerables coronas para ello.

El principio básico de éste y otros sistemas de transmisión CVT es muy parecido al de un engranaje planetario, aunque en lugar de engranajes el par se transmite mediante unas esferas. Estas esferas tienen la capacidad de cambiar la relación de la transmisión al variar el ángulo sobre el que se aplica la entrada-salida de fluido sobre las mismas; un fluido que rellena la caja de transmisión y que puede llegar a transformarse en estado casi sólido debido a las altas presiones al que es sometido, transmitiendo las fuerzas de la transmisión de forma óptima.

Mecánica: Ni 3x9, ni 3x10, ni 2x10 y ni 1x11 velocidades. ¿Qué tal una transmisión de infinitos desarrollos?

El problema de éste y otros sistemas similares de transmisión variable continua para bicicletas es, además de su elevado precio, el peso del sistema completo (más de 2.5 kilogramos en las versiones más modernas) y la complejidad de su mantenimiento, no apto para cualquier persona. Todo y así, es posible que el día de mañana esta tecnología consiga ser lo suficientemente ligera y compacta como para ser utilizada en todo tipo de bicicletas de forma universal, zanjando de un plumazo las cuestiones relacionadas acerca de qué transmisión utilizar y en qué tipo de condiciones hacerlo.

En Ciencia explicada | La bici con infinitas marchas