Los pedales automáticos en el Mountain Bike. Ventajas e inconvenientes de su uso
Componentes

Los pedales automáticos en el Mountain Bike. Ventajas e inconvenientes de su uso

23
ene 2012

Una de las mayores innovaciones en el mundo del ciclismo fue la invención de los pedales automáticos. Gracias a este tipo de pedales, se produjo un avance muy significativo en el mundo de las bicicletas y supuso una mejora sustancial en lo referente a la eficacia del pedaleo, mucho más óptima con los pedales automáticos debido a que se consigue aplicar la fuerza a lo largo de todo el recorrido o circunferencia de los pedales. A continuación, conoceremos cuáles son las ventajas y los inconvenientes de utilizar pedales automáticos en nuestra bicicleta.

Los pedales automáticos en el Mountain Bike. Ventajas e inconvenientes de su uso

Pedales automáticos: un pedaleo mucho más eficaz y seguro

Hacer uso de pedales automáticos en el Mountain Bike es una práctica muy recomendable y prácticamente todos los ciclistas que los prueban continúan haciendo uso de ellos. Entre las ventajas de usar este tipo de pedales, encontramos:

  • Un pedaleo más eficaz. Con los pedales automáticos podemos pedalear ejerciendo fuerza sobre todo el recorrido o circunferencia de los pedales, consiguiendo lo que se denomina pedaleo en redondo. Gracias a esta mayor eficacia en el pedaleo, se mejora la efectividad de los entrenamientos en bicicleta y se reducen lesiones derivadas de desequilibrios musculares entre ambas piernas.
  • Una sujeción más óptima. Con los pedales automáticos nuestros pies van sujetos a la bicicleta de manera firme y se evitan esos pequeños accidentes que pueden ocurrir cuando se nos escapa un pie del pedal sobre terrenos accidentados. Además, gracias a esta firme sujeción de nuestros pies, se mejora el control de la bicicleta y nos permite realizar diferentes maniobras (saltos, subir bordillos, etc...) simplemente dando pequeños tirones con los pies.
  • La posición del pie siempre correcta. Utilizar pedales automáticos hace que la posición de nuestros pies sobre el pedal siempre sea la misma, sin permitir diferentes posturas que puedan provocar algún tipo de lesión a largo plazo. Lo único que debemos hacer es asegurarnos de ajustar correctamente la posición de las calas en nuestras zapatillas de forma que el pie quede paralelo al pedalier de la bicicleta y el pedal justo debajo del punto central del metatarso del pie.

Básicamente, estas son las ventajas más importantes de las que nos beneficiamos cuando utilizamos pedales automáticos en la bicicleta. Sobre sus inconvenientes, lo más destacable sería el que debemos utilizar obligatoriamente calzado específico para poder colocar las calas que acompañan a los pedales automáticos, aunque no deja de ser también una ventaja ya que de esta manera evitaremos que nuestro calzado "normal" se desgaste en exceso.

Existe cierto miedo entre los principiantes y otros ciclistas que nunca han utilizado pedales automáticos a la hora de iniciarse con los mismos. Lo cierto es que cuando no estamos acostumbrados, es bastante fácil y común sufrir esas típicas caídas a bicicleta parada debido a que nos hemos olvidado desenganchar los pies o hemos tardado demasiado, pero siempre sin mayores consecuencias. Lo cierto es que con un poco de práctica, el gesto de enganchar y desenganchar el pie del pedal automático se hace de forma mecánica y no trae mayores problemas.

Además, no está de más recordar que en el mercado existen multitud de tipos diferentes de pedales automáticos. Podremos encontrar pedales automáticos de diferentes fabricantes y con diferentes sistemas de anclaje, además de otros pedales de tipo mixto que pueden ser utilizados como pedales automáticos o como pedales de plataforma, algo muy útil si no necesitamos estar "enganchados" en la bicicleta constantemente (por ejemplo, en recorridos urbanos).

Resumiendo de forma general, los pedales automáticos son más seguros, favorecen la eficacia de nuestro pedaleo ya que podemos ejercer fuerza hacia abajo con una pierna y hacia arriba con la otra consiguiendo un pedaleo en redondo, y nos evitan lesiones y dolores de articulaciones una vez están bien ajustados. Con un poco de práctica y algunas salidas con ellos, cualquiera puede beneficiarse de las ventajas de este tipo de pedales.