Los diferentes tipos de deshidratación y su prevención
General

Los diferentes tipos de deshidratación y su prevención

24
jul 2011

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, una hidratación correcta resulta fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Durante las salidas en bicicleta de montaña, las pérdidas de líquido de nuestro cuerpo aumentan y se da un balance negativo que se denomina comúnmente deshidratación, de los cuales existen diferentes tipos que deberíamos conocer para poder prevenir su aparición.

Los diferentes tipos de deshidratación y su prevención

Los diferentes tipos de deshidratación que podemos sufrir y las formas de prevenirlos son los siguientes:

  • Deshidratación isotónica: Cuando la pérdida de agua es similar a la de electrolitos. Hay una disminución de volumen, pero sin cambios de composición. Es la más frecuente de las deshidrataciones y aparece normalmente en personas que han sufrido una gastroenteriris leve o que consumen de manera incorrecta diuréticos. También es muy frecuente en personas que sudan en exceso en condiciones normales de temperatura y humedad. La solución a esta pérdida de agua es reponer líquido y electrolitos simultáneamente, bebiendo bebidas isotónicas o consumiendo sales de rehidratación oral. Para su prevención, hay que consumir bebidas con electrolitos si estamos realizando un esfuerzo intenso y largo.
  • Deshidratación hipertónica: Cuando la pérdida de agua es mayor que la de solutos y, por lo tanto, se concentran los electrolitos en el organismo y aparece una concentración elevada de sodio en sangre. Por lo general, los síntomas son la sed intensa, fiebre, irritabilidad y agitación. Muy común en el ciclismo de montaña, se produce cuando se ingieren pocos líquidos durante una exposición intensa y prolongada al sol, por lo que no somos capaces de reponer correctamente los líquidos perdidos durante el ejercicio. La solución es muy simple; debemos consumir más agua o líquidos sea la forma que sea. Para su prevención, lo mejor es incrementar el aporte de líquido cuando nos exponemos al sol, sudamos o cuando la temperatura externa es considerablemente superior.
  • Deshidratación hipotónica: Cuando la pérdida de electrolitos es superior a la de agua en el organismo. Sucede con más frecuencia en deportistas que entrenan intensamente en condiciones ambientales extremas, en personas que sufren una gastroenteriris acompañada de vómitos y diarrea y en enfermos crónicos con problemas renales, donde se pierde mucho sodio. Para su prevención hay que evitar reponer únicamente agua, reponiendo el sodio perdido mediante bebidas isotónicas y sales de rehidratación oral.

En verano, con las altas temperaturas, lo mejor es prevenir la aparición de algún tipo de deshidratación. No hay que dejar de beber agua y bebidas con electrolitos que intervienen en el equilibrio hídrico de nuestro organismo como sodio, potasio y cloro. La deshidratación en cualquiera de sus formas es sumamente perjudicial para el organismo y muy desagradable de sufrir, por lo que merece la pena tener en cuenta todas las medidas posibles para evitar su aparición.

Visto en | Vitónica

Imagen | Silvia, la montaña, y otras cosas peligrosas…