Lily, el dron que nos sigue (y graba) sin complicaciones añadidas
Equipamiento

Lily, el dron que nos sigue (y graba) sin complicaciones añadidas

19
may 2015

Tras la puesta en marcha de AirDog, un cuadricóptero con cámara integrada capaz de seguirnos mientras realizamos cualquier actividad, ahora le llega el turno a Lily, otro dispositivo con función de seguimiento y una sencillez de uso que roza lo absurdo. ¿Por qué? Porque basta con encender el dispositivo, lanzarlo al aire y continuar con nuestras labores mientras Lily, de forma automática, se estabiliza en vuelo y captura nuestras aventuras.

Lily, el dron que nos sigue (y graba) sin complicaciones añadidas

La sencillez de uso es la principal baza de Lily, un nuevo dron capaz de capturar vídeo a 1080p y 60 cuadros por segundo o 720p y 120 cuadros por segundo sin necesidad de ser operado por un ser humano. El funcionamiento de este cuadricóptero es tan sencillo como práctico: basta con activarlo, lanzarlo al aire e iniciar nuestra actividad deportiva. Lily se encarga de estabilizarse en vuelo por sí mismo y buscar su punto de referencia (un pequeño rastreador que el usuario debe transportar) para, sin más complicaciones, permanecer hasta 20 minutos en el aire capturando vídeo y/o fotografías.

Lily cuenta con un cuerpo de policarbonato reforzado con aluminio y un peso declarado de 1.300 gramos. Su batería proporciona hasta 20 minutos de autonomía de vuelo, bastando sólo dos horas para volver a disfrutar de una carga completa. Este cuadricóptero es capaz de elevarse hasta una altura máxima de 15 metros y una altura mínima de 1.5 metros por encima del usuario, además de alcanzar una velocidad de hasta 40 km/h. Otra gran funcionalidad muy poco común en este tipo de dispositivos es su resistencia al agua, gracias a una certificación IP67.

Lily, el dron que nos sigue (y graba) sin complicaciones añadidas

En lo que respecta al rastreador del usuario, tiene unas dimensiones muy compactas (6x2 centímetros) y un peso de 75 gramos. Está alimentado por una batería de litio recargable con una autonomía de hasta 4 horas de uso, y cuenta con cinco sencillos botones con los que controlar las distintas funciones del dron mediante una simple pulsación. El rastreador puede ser fácilmente transportado en el interior de un bolsillo, aunque también cuenta con diferentes accesorios (pulsera de transporte, carcasa sumergible, etc) para que podamos adaptar su uso a la actividad deportiva de nuestra preferencia.

Lily, el dron que nos sigue (y graba) sin complicaciones añadidas

Con fecha de comercialización prevista para febrero de 2016, el precio recomendado de Lily será de $999 (unos 880 euros al cambio). Para pedidos anticipados y hasta el 15 de junio de 2015, el precio de venta se queda en $499 (unos 440 euros al cambio) más gastos de envío.

Más información | Lily Camera