Las siete cosas esenciales que todo ciclista debe llevar en una salida
General

Las siete cosas esenciales que todo ciclista debe llevar en una salida

27
sep 2016

Salir a rodar por el monte o la carretera es y debe ser una experiencia positiva y divertida, aunque no siempre sucede así. Los pinchazos, las roturas de cadena o de cambios e incluso la siempre temible 'pájara' son problemas que acechan a los ciclistas en cada salida, y requieren de ciertas cosas imprescindibles que todo usuario de una bicicleta debe llevar encima para evitar problemas posteriores.

¿Qué llevar en una salida ciclista?

Muchos ciclistas ya saben por experiencia propia lo que necesitan en cada una de sus rutas en bicicleta y seguramente transportan algo más que las siete cosas que veremos a continuación. Otros, en cambio, ya sea por pereza o porque simplemente realizan rutas de pocos kilómetros, confían en la benevolencia del destino y salen a rodar sin más equipación que la bicicleta, el casco, y la ropa que llevan puesta.

Las siete cosas esenciales que todo ciclista debe llevar en una salida

De una manera o de otra, pero sobre todo para los ciclistas más novatos, en todas y cada una de las salidas que realizamos con nuestra bicicleta siempre debemos equiparnos con ciertos accesorios, recambios o herramientas que nos garanticen la resolución y reparación en ruta de los problemas más comunes que pueden suceder, tales como pinchazos o roturas de cadena. Para ello, nada mejor que un repaso al equipamiento esencial de todo ciclista que se precie:

  • 1. Una multiherramienta completa: Esencial para solucionar todos los problemas derivados de tornillos, tuercas y piezas flojas montadas en la bicicleta. Radios que bailan, cierres que no sujetan o manillares y potencias que se mueven con cada bache pueden ser fácilmente ajustados con una multiherramienta de calidad, a ser posible con tronchacadenas integrado, desmontable para cubierta y, por supuesto, abrebotellas para aplacar la sed cuando sea necesario.
  • 2. Una cámara de aire: Ya seamos usuarios de ruedas tubelizadas o no, una cámara de repuesto nunca está de más. Los pinchazos son impredecibles y llegan sin avisar, ya sea tras largos meses de bonanza o de forma consecutiva salida tras salida.
  • 3. Un kit de reparación de pinchazos: A veces, un pinchazo no es más que un diminuto orificio en el neumático causado por un pequeño pincho, tornillo o piedrecita. Otras veces, el pinchazo se convierte en un enorme corte en la cubierta producido por algún elemento afilado, véase una piedra o cualquier desperdicio metálico tirado en mal lugar. En ambos casos, un kit de reparación (para Tubeless o para cámara, según sea el caso) resulta imprescindible para poder continuar la marcha con garantía.
  • 4. Una bomba de inflado: De nada sirve disponer de cámara de repuesto o de un kit de reparación si, tras solucionar el pinchazo, no tenemos posibilidad de volver a introducir aire en el neumático. Una pequeña bomba de inflado o un cartucho (o dos) de aire comprimido no pueden faltar en el equipo mínimo imprescindible de cualquier ciclista.
  • 5. Un eslabón rápido para la cadena: La cadena de transmisión tiene la mala costumbre de romperse en el punto más remoto de una ruta. Salvo que no llevemos una cadena de recambio (cosa rara), la única solución para poder continuar con nuestra ruta es hacer uso de un eslabón rápido de repuesto. Obviamente, una multiherramienta con tronchacadenas integrado es la compañera perfecta del mencionado e indispensable eslabón rápido.
  • 6. Unas cuantas bridas: Por su escaso peso y el poco espacio que ocupan, disponer de varias bridas de plástico puede ser la solución de múltiples problemas. Desde una potencia, cambio, tija o sillín rotos hasta las vainas partidas de un cuadro, unas cuantas bridas resultan perfectas para hacer una reparación (o sujeción) de emergencia que nos permita recorrer unos cuantos kilómetros más hasta llegar al punto de asistencia más cercano.
  • 7. Agua, bebida isotónica y alimentos: Un medio de hidratación o energético nunca debe faltar en el equipamiento básico de un ciclista. El agua y las bebidas isotónicas resultan esenciales, de la misma forma que la bicicleta, para poder disfrutar de largas jornadas de pedaleo manteniendo nuestro organismo en un estado óptimo. La temida 'pájara' del ciclista no es otra cosa que una bajada de tensión inducida por una falta de hidratación, sales minerales o glucosa, perfectamente evitable si nos hidratamos adecuadamente sobre la marcha y consumimos algún gel o, mejor aún, alimento natural como pueden ser un plátano o unas galletas.