Las bicicletas en un evento apocalíptico mundial. Guía básica de supervivencia para ciclistas (I)
General

Las bicicletas en un evento apocalíptico mundial. Guía básica de supervivencia para ciclistas (I)

4
oct 2012

En innumerables ocasiones hemos tenido la oportunidad de ver, sobretodo en películas de cine y novelas escritas, las historias que cuentan cómo sería y qué pasaría con los humanos supervivientes tras un evento apocalíptico a nivel mundial. Ya sea tras una guerra nuclear sin precedentes, un apocalipsis zombie o un evento natural de magnitudes extintivas para la humanidad, lo cierto es que siempre hemos visto a estos supervivientes ficticios hacer uso de innumerables vehículos a motor y buscar desesperadamente combustible para hacerlos funcionar en los más recónditos lugares del planeta (véase Mad Max, El libro de Eli o la mítica saga Resident Evil).

Las bicicletas en un evento apocalíptico mundial. Guía básica de supervivencia para ciclistas (I)

Dejando de lado las cinematográficas experiencias de estos ficticios supervivientes y las posibilidades más que remotas de ser testigos de un apocalipsis zombie o de una invasión extraterrestre, en la actualidad las causas más probables de un evento apocalíptico a nivel mundial vendrían derivadas de un hipotético conflicto termonuclear a gran escala (una III Guerra Mundial) o más difícilmente de un desastre natural sin precedentes (tormenta solar extrema, impacto de un asteroide contra la tierra, terremotos o erupciones volcánicas de intensidad extrema, etc). Siendo realistas, estamos inmersos en una crisis económica de repercusión mundial y contemplamos con resignación la escalada de violencia en Oriente con múltiples gobiernos implicados, que sin duda no deparan nada bueno para el futuro de nuestro planeta.

Sin ánimo de ser alarmistas o catastrofistas e ignorando las múltiples conspiraciones, profecías, predicciones y demás visiones apocalípticas que se extienden como la pólvora a lo largo y ancho de la Red, en TodoMountainBike vamos a ver a lo largo de una serie de artículos una versión realista acerca de los efectos de un hipotético evento apocalíptico (como podría ser una guerra termonuclear a nivel mundial) y la forma de prepararnos ante tal situación, en la que las bicicletas asumen un papel muy importante y forman parte de esta Guía Básica de Supervivencia ante un posible evento de extinción masiva de humanos que, gritemos bien alto, nunca tengamos la desgracia de experimentar.

Las bicicletas, el medio de transporte más eficiente del Día Después

Las bicicletas son, a día de hoy, los medios de transporte más eficientes sobre la faz de la tierra, y probablemente lo continuarán siendo durante muchos años más. No necesitan ningún tipo de combustible para funcionar (salvo nuestra propia energía), ni tampoco de ningún tipo de infraestructura preparada para circular (carreteras o autopistas). Además, en el caso de las bicicletas de montaña, las ventajas se extienden hasta más allá de donde acaban los núcleos urbanos, pudiendo desplazarnos por la montaña de forma más o menos óptima sin mayores problemas.

En caso de estallar una hipotética guerra nuclear a nivel mundial, las bicicletas asumirán un papel fundamental como medio de transporte humano o de mercancías. En el mundo moderno en el que vivimos, la electrónica está presente en la gran mayoría de productos cotidianos que utilizamos a diario, que pueden variar desde un simple reloj de pulsera hasta el coche que utilizamos para nuestros desplazamientos, por no hablar de la enorme cantidad de servicios públicos o privados que dependen en gran parte de instalaciones electrónicas para su funcionamiento (suministros de agua, de luz, de gas, sistema de satélites, etc).

Es de suponer que en caso de conflicto termonuclear mundial, el bando atacante inicie su ofensiva haciendo uso de los llamados ataques de pulso electromagnético o EMP. Los pulsos electromagnéticos no afectan directamente a los seres humanos pero producen daños irreversibles en toda clase de infraestructuras, vehículos y aparatos que hacen uso de sistemas y equipos electrónicos. El objetivo de un ataque EMP es muy simple y directo: desconectar y destruir todos los sistemas de defensa, ataque o desplazamiento del bando contrario para dar vía libre a un ataque masivo de bombas nucleares, bombas convencionales y artillería del ejército invasor.

Las bicicletas en un evento apocalíptico mundial. Guía básica de supervivencia para ciclistas (I)

En caso de un ataque EMP, el único medio de transporte eficaz que continuará funcionando pase lo que pase será la bicicleta. Y aún en el caso de que no fuese así, debemos tener muy presente que probablemente las estructuras necesarias para poder hacer uso de un vehículo a motor habrán sido mermadas hasta el punto que resultará imposible abastecer de combustible nuestro vehículo cuando éste se agote o circular por carreteras plagadas de vehículos averiados entorpeciendo el paso. La solución más simple y eficaz pasará por hacer uso de las bicicletas como medio de transporte en caso de tener que desplazarnos hacia algún lugar menos peligroso.

Ante una catástrofe natural de proporciones apocalípticas, el panorama se mostraría muy parecido. En caso de grandes terremotos, erupciones volcánicas gigantescas o incluso de una tormenta solar extrema, que al parecer podría tener efectos muy similares a los de un ataque de pulso electromagnético, las bicicletas se presentan como la mejor opción en caso de poder huir de las zonas más afectadas por las hipotéticas catástrofes. Tenemos que pensar que, en caso de desplazamiento masivo de la población, los atascos, accidentes y muchas otras situaciones violentas o peligrosas impedirán y obstaculizarán el paso hacia lugares más seguros, posiblemente causando la muerte innecesaria de un gran número de personas.

Si echamos la vista atrás, recordaremos por ejemplo el devastador terremoto ocurrido en Japón en el mes de Marzo de 2011. Dicho terremoto, de magnitud 8,9 grados en la escala Richter, ha sido considerado como el seísmo más violento jamás ocurrido en territorio nipón desde que existen registros. El terremoto provocó un mortal tsunami que se adentró en la costa provocando miles de víctimas muertas y/o desaparecidas y arrasando todo tipo de infraestructuras a su paso, incluidas centrales nucleares de alto riesgo. Dos de los gigantes del mundo del ciclismo, Giant y Shimano, hicieron importantes donaciones de dinero, ropa y bicicletas para asistir a los millares de personas afectados por la catástrofe natural y ayudar en las tareas de rescate y asistencia.

Como podemos comprobar, el medio de transporte más eficaz ante un posible evento apocalíptico de repercusión mundial sería la bicicleta. Por ello, cada miembro de nuestra familia con la edad suficiente para pedalear debería tener una bicicleta con capacidad para circular fuera del asfalto entre sus pertenencias básicas, para poder desplazarse en caso de emergencia extrema. En el supuesto caso de tener que transportar bebés o mascotas, también resultaría obligatorio disponer de accesorios destinados a tal finalidad, como pueden ser los carritos o remolques para bicicletas tan de moda en los países del norte de Europa.

En breve, la segunda parte de esta guía de supervivencia...