La ventana inmunológica: ¿Qué es y cómo podemos evitar sus efectos?
General

La ventana inmunológica: ¿Qué es y cómo podemos evitar sus efectos?

8
dic 2014

Después de un intenso entrenamiento en bicicleta, los depósitos de glucógeno de nuestro organismo se vacían en mayor o menor medida y deben ser recargados mediante la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono que nos permitan seguir manteniendo un nivel de energía óptimo y faciliten nuestra recuperación. Tras un entrenamiento físico intenso, disfrutamos de la denominada ventana de la oportunidad; cuando la asimilación de nutrientes por parte de nuestro organismo se encuentra en su mayor efectividad. El problema es que junto a esta ventana metabólica, también hace aparición una ventana inmunológica; un período de tiempo en el que nuestro organismo entra en un peligroso estado de inmunodepresión tras el ejercicio intenso y/o prolongado.

La ventana inmunológica: ¿Qué es y cómo podemos evitar sus efectos?

La ventana inmunológica

Un entrenamiento intenso y prolongado sobre nuestra bicicleta produce una serie de daños musculares (las famosas micro roturas del músculo) que, durante un período comprendido entre las 2 y 72 horas posteriores al ejercicio, nuestro cuerpo necesita reparar. Cuando el esfuerzo ha sido considerable, nuestro organismo utiliza demasiados recursos para reparar los tejidos dañados, produciéndose una bajada de defensas que, como norma general, suele afectar a las vías respiratorias superiores.

Lógicamente, esta ventana inmunológica o, dicho de otro modo, este peligroso estado de inmunodepresión, sólo se produce tras haber realizado un ejercicio intenso y prolongado o cuando algún tipo de infección y/o problema ya está afectando a nuestro organismo. Por supuesto, las posibles infecciones del tracto respiratorio que podemos sufrir tras un entrenamiento intenso se ven agravadas por otros factores, tales como la presencia de microorganismos, epidemias o virus; asuntos que lamentablemente sí que escapan a nuestro control.

¿Cómo acelerar el cierre de la ventana inmunológica?

Del mismo modo que sucede con la ventana de la oportunidad, tras las dos primeras horas siguientes a nuestro entrenamiento y durante un período aproximado de 70 horas más, la nutrición juega un papel fundamental a la hora de reponer nuestros depósitos de glucógeno y de reforzar nuestro sistema inmunológico para evitar infecciones no deseadas.

La mejor manera de garantizar la menor duración de este período de ventana inmunológica de nuestro organismo es nuestra alimentación: cuidar nuestra ingesta post-entreno procurando consumir carbohidratos, alimentos ricos en antioxidantes y una posible suplementación con algún multivitamínico nos ayudará a que esta ventana se cierre más rápido, disminuyendo el tiempo de desprotección de nuestro organismo y favoreciendo la prevención de resfriados y otras enfermedades relacionadas con las vías respiratorias.

En Vitónica | ¿Qué es la ventana inmunológica y cómo podemos acelerar su cierre?