Entrenamiento: Los factores que pueden modificar nuestra frecuencia cardíaca
General

Entrenamiento: Los factores que pueden modificar nuestra frecuencia cardíaca

4
abr 2014

En el mundo del deporte y, sobre todo, en el mundo del ciclismo de carretera y montaña, resulta muy habitual realizar entrenamientos basados en el ritmo de nuestra frecuencia cardíaca. La frecuencia cardíaca es un parámetro muy utilizado para medir la intensidad de cualquier entrenamiento deportivo, siendo muy variable de una persona a otra dependiendo de la edad y de la forma física de cada uno/a de nosotros/as. Pero, independientemente de nuestra frecuencia cardíaca, es importante saber que hay otros factores que pueden modificar nuestra frecuencia cardíaca mientras entrenamos.

Entrenamiento: Los factores que pueden modificar nuestra frecuencia cardíaca

Dado que la frecuencia cardíaca es un valor de mucha utilidad para evaluar nuestro desempeño y ajustarlo a nuestros objetivos, resulta de vital importancia saber que los siguientes factores también pueden alterar nuestro ritmo cardíaco:

  • Temperatura ambiental: Si entrenamos con calor, nuestras pulsaciones siempre serán superiores respecto a cuando entrenamos con frío, pues las temperaturas elevadas pueden incrementar notablemente nuestra frecuencia cardíaca.
  • Factores psicológicos: Un estado de relajación y descanso es sinónimo de una frecuencia cardíaca mucho más baja que cuando estamos realizamos alguna actividad. Pero si al esfuerzo físico le sumamos nervios, excitación o algún tipo de miedo como pueden ser los originados antes de una competición, nuestras pulsaciones sin duda se elevarán originando una frecuencia cardíaca superior.
  • Momento del día: El ritmo biológico de una gran mayoría de personas determina que por la tarde la frecuencia cardíaca sea mayor que por la mañana, aunque también puede verse afectada por otras situaciones. Un ejemplo de ello lo encontramos después de comer, puesto que tendremos mayores pulsaciones que en un estado de reposo normal debido al trabajo extra de nuestro organismo para realizar la digestión.
  • Fármacos: La presencia de sustancias estimulantes de algunas fármacos como pueden ser las anfetaminas u otros excitantes de origen natural, como la cafeína y la teína, puede dar origen a un incremento de nuestras pulsaciones.
  • Altitud: A mayor altura menor presión barométrica y menor nivel de oxígeno, con lo cual nuestro organismo genera una mayor demanda al sistema cardiovascular y eleva en consecuencia nuestras pulsaciones tanto en reposo como en respuesta al ejercicio físico que estemos realizando.

Conociendo estos factores que tienen la capacidad de alterar nuestro ritmo cardíaco, podremos ajustar hasta el más mínimo detalle nuestros entrenamientos de intensidad basados en las zonas cardiovasculares. De este modo, nos resultará más fácil 'deducir' nuestro ritmo cardíaco real si, al observar el pulsómetro, sabemos que estamos siendo afectados por alguno de los factores anteriormente descritos.

En Vitónica | Factores que pueden modificar la frecuencia cardíaca