Entrenamiento: Pedalear a partir de los 40
General

Entrenamiento: Pedalear a partir de los 40

21
may 2011

En algunas ocasiones, podemos sorprendernos ante el hecho de que un ciclista se acerque a los 40 años y demuestre estar en el mejor momento de todo el grupo o pelotón de ciclistas. De hecho, gracias a los beneficios de la práctica deportiva de modo regular, se dan casos de edades biológicas con 15 y hasta 20 años menos de la edad cronológica de una persona. Mantener nuestra afición al ciclismo nos ayudará siempre a estar más sanos y jóvenes por mucho más tiempo.

Entrenamiento: Pedalear a partir de los 40

Algunos estudios han revelado que, en cuanto a datos de edad cronológica, la media de los ganadores del Tour de Francia es de unos 28 años. Sin embargo, respecto a ciclistas recreativos de nivel medio-alto, los análisis apuntan a una media de edad de 40 años. De hecho, el ciclista uruguayo Milton Wynants anunció su intención de seguir compitiendo en los próximos Juegos Olímpicos de Londres con 40 años tras finalizar en el decimosexto puesto en la prueba por puntos del anterior Beijing 2008.

A partir de los 40

Cuando se sobrepasan los 40 años aparecen algunos problemas óseos y otros dolores que el ejercicio físico puede ayudar a mitigar. Por este motivo, es muy importante practicar deportes como el ciclismo y trabajar de forma más intensa los grandes grupos musculares para que no pierdan la forma física y se mantengan en perfectas condiciones. Es muy importante, además de entrenar, realizar sesiones de estiramientos para evitar perder flexibilidad y mantener los músculos más jóvenes y perfectamente recuperados para nuestra próxima sesión de bicicleta.

No obstante, y como en cualquier otro deporte, cuando alcanzamos cierta edad es necesario tomar algunas precauciones para evitar disgustos y disfrutar al máximo de nuestro deporte favorito, el ciclismo de montaña o carretera. Entre ellas, consultar con nuestro médico de cabecera y realizarnos chequeos rutinarios de salud. Sería aconsejable realizar una prueba de esfuerzo para comprobar el funcionamiento del corazón, el aparato respiratorio y la tensión arterial durante el ejercicio. Y como siempre, realizar estiramientos y calentar antes de subirnos a la bicicleta.

También es recomendable mantener los entrenamientos a una velocidad moderada y no forzar nuestro rendimiento demasiado. En el caso de que aparezca dolor hay que disminuir la intensidad del ejercicio y, si es necesario, acudir al especialista para controlar la causa del dolor. Los desgarros y las contracturas pueden ser sinónimos de sobreesfuerzo.

Hay que disfrutar de la bicicleta sin tener que presionarse uno mismo por cogerla todos los días de la semana. El uso de un pulsómetro también es muy recomendable y nos ayudará a controlar la intensidad del entrenamiento y a obtener los resultados esperados del mismo. Entrenar bajo las pautas de las zonas de esfuerzo cardiovascular nos ayudará a controlar al 100% nuestro corazón y maximizar nuestro rendimiento físico.

En cualquier caso, hay que disfrutar del ciclismo con ilusión pero con cabeza, tenga uno la edad que tenga. Procurar divertirnos y mejorar nuestra salud deben ser los objetivos de todas nuestras salidas en bicicleta.