En busca del motor oculto: 347 bicicletas inspeccionadas por la UCI en el último Tour de Romandía
General

En busca del motor oculto: 347 bicicletas inspeccionadas por la UCI en el último Tour de Romandía

3
may 2016

Tras la reciente sanción impuesta a la corredora belga Femke Van den Driessche después de haberse detectado un motor oculto en una de sus bicicletas, la Unión Ciclista Internacional (UCI) no está dispuesta a permitir más trampas. El organismo ha confirmado mediante un comunicado oficial que ha llevado a cabo controles sin previo aviso en el Tour de Romandía inspeccionando nada menos que 347 bicicletas, sin haber detectado ningún fraude tecnológico.

En busca del motor oculto: 347 bicicletas inspeccionadas por la UCI en el último Tour de Romandía

Los controles para detectar motores ocultos en las bicicletas de competición se han realizado mediante un nuevo método de exploración que la UCI ha estado desplegando durante la temporada 2016; el mismo que sirvió para detectar el caso de fraude tecnológico en el Campeonato Mundial de Ciclocross disputado en Heusden-Zolder (Bélgica). A lo largo de este año, la UCI ya ha inspeccionado bicicletas en un gran número de carreras de diferentes disciplinas (en el Campeonato Mundial de Ciclismo en Pista, en el Tour de Flandes, en la París-Roubaix, etc), manteniendo su firme propósito de seguir inspeccionando posibles irregularidades mecánicas a lo largo de toda la temporada.

El nuevo método de inspección tecnológica de la UCI está compuesto por una tableta, un escáner de variaciones electromagnéticas y un software específico que permiten llevar a cabo una revisión completa del cuadro, las ruedas y otros componentes de la transmisión de una bicicleta de competición en menos de un minuto. Si la exploración detecta alguna anomalía, la bicicleta se desmonta para llevar a cabo una inspección física de confirmación.

En busca del motor oculto: 347 bicicletas inspeccionadas por la UCI en el último Tour de Romandía

El método de exploración actual de la UCI ha demostrado ser el más eficaz en la detección de motores ocultos o cualquiera de otros elementos que pueden contribuir a la asistencia motorizada. El escáner funciona creando un campo magnético que luego es analizado por la tableta para detectar posibles interrupciones en el mismo, principalmente generadas por un motor, un imán o un objeto sólido como por ejemplo una batería oculta en un cuadro.

Según explica Brian Cookson, presidente de la UCI: "En los últimos dos años hemos realizado una considerable inversión para encontrar un método flexible, eficaz y rápido con el que inspeccionar el fraude tecnológico en las bicicletas. Hemos consultado a expertos de una amplia variedad de campos profesionales (universidades, ingenieros mecánicos, electrónicos y de software, físicos) y hemos trabajado con la mejor tecnología disponible. Nuestra capacidad de inspeccionar de forma fiable las bicicletas ha transformado nuestro trabajo en esta área y vamos a seguir en este camino para poner a prueba todas nuestras disciplinas. Nos vamos a asegurar de que nadie tenga la tentación de engañar sabiendo que van a ser muy propensos a ser atrapados".

En UCI | UCI statement on technological fraud tests