El estacionamiento de bicicletas más grande del mundo, en Holanda
General

El estacionamiento de bicicletas más grande del mundo, en Holanda

21
ago 2013

12.500 bicicletas es la capacidad que tendrá el próximo estacionamiento de bicicletas que ya se está construyendo en Utrecht, la cuarta ciudad más importante de Holanda. Como ya sabemos, este país es sumamente conocido por su cultura en torno a la bicicleta y por sus políticas de transporte e infraestructura, que queda latente con la construcción del estacionamiento para bicicletas más grande del mundo, con fecha prevista de apertura para el próximo año.

El estacionamiento de bicicletas más grande del mundo, en Holanda

El estacionamiento de bicicletas de Utrecht consta de tres niveles y forma parte de un proyecto aún mayor: la Plaza de la Estación del Este. Este proyecto, presentado por primera vez en 2011 por la oficina de arquitectos Ector Hoogstad en colaboración con los diseñadores de paisaje Sant & Co y Royal Hasconing, ha sido aprobado finalmente en Julio de este año por el alcalde y el Consejo de Utrecht.

Con el objetivo de cubrir con este nuevo proyecto las necesidades de la gran parte de la población de Utrecht que utiliza la bicicleta a diario, la Plaza de la Estación del Este contará con la explanada y el centro comercial más grande de los Países Bajos. Además se convertirá en la nueva entrada al centro histórico de la ciudad y, según sus arquitectos, la plaza más sostenible de toda Europa: "Lo que está en juego en este plan es una estancia de calidad, además de desenredar el nudo logístico y proporcionar unos servicios que dejen espacio para vivir la ciudad de una manera agradable".

En lo que respecta al estacionamiento, las bicicletas se almacenarán a dos alturas en cada uno de los tres niveles del estacionamiento, con una capacidad de unas 12.500 bicicletas. Su construcción ya está muy avanzada y se espera su apertura para 2014, aunque para la nueva Plaza y centro comercial los afortunados habitantes de Utrecht todavía tendrán que esperar hasta 2018. Sin duda alguna, un buen ejemplo de apoyo a las bicicletas, de políticas de transporte e infraestructura y de mejoras en la habitabilidad. ¿Envidia? Por supuesto.