Dopaje tecnológico: La UCI detecta la primera bicicleta con motor oculto en el Mundial CX de Zolder
General

Dopaje tecnológico: La UCI detecta la primera bicicleta con motor oculto en el Mundial CX de Zolder

1
feb 2016

El dopaje tecnológico, o lo que es lo mismo, la presencia de bicicletas modificadas, es una cuestión que preocupa a la UCI (Unión Ciclista Internacional) desde hace ya unas cuantas temporadas competitivas. El avance de la tecnología y la presencia de componentes electrónicos cada vez más diminutos y difíciles de detectar (motores, baterías, etc) hacen del denominado dopaje tecnológico otro fraude más a controlar en el ciclismo de élite, únicamente ensombrecido hasta la fecha por casos de dopaje de deportistas con sustancias prohibidas.

Dopaje tecnológico: La UCI detecta la primera bicicleta con motor oculto en el Mundial CX de Zolder

Según explica el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), Brian Cookson: "Durante 2015 llevamos a cabo una serie de controles no anunciados en busca de fraude tecnológico en las pruebas más importantes del calendario internacional y nuestro compromiso siempre ha sido el de mantener estas inspecciones a lo largo de la presente temporada". A pesar de no haber encontrado ninguna bicicleta modificada hasta la fecha, ha sido la inspección de una de las bicicletas de la corredora Femke Van den Driessche (Sub'23) en el Campeonato del Mundo de Ciclocross disputado en Zolder la que ha activado las alarmas.

Dopaje tecnológico: La UCI detecta la primera bicicleta con motor oculto en el Mundial CX de Zolder

Los inspectores de la UCI han encontrado un motor oculto en el interior del cuadro de una de las bicicletas de la corredora, quién ha mostrado su sorpresa al afirmar, entre lágrimas de desolación, que "no sabía como esa bicicleta había llegado hasta allí". Según Femke Van den Driessche, la bicicleta modificada pertenece a uno de sus amigos: "Entrena de vez en cuando conmigo y con mis hermanos, pero yo no sabía que tenía un motor instalado en su bicicleta. Uno de los mecánicos del equipo ha debido confundirla con una de mis bicicletas".

La, hasta el momento, primera corredora de la historia en cometer un supuesto fraude tecnológico, se enfrenta a una sanción mínima de seis meses y una multa económica de entre 20.000 y 200.000 francos suizos, la divisa habitual en la que se estipulan las sanciones de la UCI. Durante una comparecencia de prensa para aclarar lo ocurrido, Cookson se ha mostrado cauto con el tema: "Debemos ser muy cautelosos y trabajar muy bien este primer caso de dopaje tecnológico. Debemos saber toda la verdad. Tenemos que sacar a la luz hasta la última piedra".

En UCI | UCI statement (30/1/2016)