Los dispositivos GPS en el ciclismo de montaña. ¿Qué son y para qué pueden servir?
Equipamiento

Los dispositivos GPS en el ciclismo de montaña. ¿Qué son y para qué pueden servir?

21
may 2014

Cada día resulta más frecuente encontrar a ciclistas (y bicicletas) que montan un soporte en un manillar y, fijado a este soporte, algún tipo de dispositivo GPS. También resulta cada vez más frecuente utilizar todo tipo de aplicaciones de seguimiento deportivo, ya sea mediante un teléfono móvil o mediante un dispositivo GPS propiamente dicho. Estas aplicaciones nos permiten grabar el recorrido de nuestras rutas y nos muestran los datos relacionados con la misma, tales como distancia, velocidad, tiempo en ruta, desnivel e incluso tiempos por vuelta/kilómetro y mucho más. Toda esta información se hace posible gracias al uso de la tecnología GPS, cada vez más utilizada por deportistas de todo el mundo e inmensamente útil en el mundo del ciclismo de montaña.

Los dispositivos GPS en el ciclismo de montaña. ¿Qué son y para qué pueden servir?

¿Para qué sirve un dispositivo GPS?

Ésta es una de las preguntas básicas que cualquier aficionado/a al ciclismo de montaña se plantea a la hora de comprar su primer dispositivo GPS. Básicamente, los dispositivos GPS se utilizan como un sistema de posicionamiento personal; o lo que es lo mismo, para conocer nuestra posición geográfica en todo momento. Los GPS tienen la capacidad de mostrar nuestra localización sobre un detallado mapa topográfico (en el caso de los dispositivos para deportes de exterior), y nos proporcionan muchísima información acerca de todo lo que rodea a nuestra posición geolocalizada (ríos, caminos, fuentes, poblaciones, curvas de elevación, etc).

La posibilidad de disponer de una posición geolocalizada en un mapa topográfico con un alto nivel de detalle nos permite disfrutar de útiles y muy variadas ventajas. Quizá el uso más extendido de un dispositivo GPS en el ciclismo de montaña es el de poder seguir rutas grabadas previamente por otros ciclistas. Sitios especializados como Wikiloc ponen a nuestra disposición cientos de miles de rutas que podemos cargar en nuestro propio GPS para realizarlas cuando nos plazca. De este modo, podemos disfrutar de nuevas rutas que desconocíamos previamente y, además, ahorrarnos un buen número de equivocaciones por el camino que se traducen en unos cuantos kilómetros de más y unas cuantas horas aprovechadas de menos.

Además de tener la posibilidad de seguir rutas grabadas por otros ciclistas, los GPS también nos proporcionan un método fiable (siempre dentro de los márgenes de la tecnología) de asegurar que no acabaremos perdidos por el monte. Gracias a nuestra localización y al mapa mostrado en el dispositivo, podemos encontrar rutas improvisadas, fuentes de agua cercanas e incluso la posibilidad de volver sobre nuestros pasos en caso necesario, muy práctico cuando nuestra divertida ruta termina en un acantilado que 'no sabíamos' que estaba allí cuando la planeamos previamente.

En el mercado actual existen un buen número de fabricantes y de aplicaciones relacionadas con la tecnología GPS. Dispositivos como los Garmin Dakota y Garmin Etrex o los TwoNav de CompeGPS son algunos de los más utilizados en el mundo del ciclismo de montaña, además de las aplicaciones de la propia Wikiloc y de TwoNav para teléfonos inteligentes o smartphones. Resumiendo, el uso de un dispositivo GPS en nuestra bicicleta de montaña es una alternativa altamente interesante que mejora nuestra seguridad en ruta y nos abre la posibilidad de descubrir nuevos y emocionantes trayectos. Aunque, y como premisa básica y fundamental, utilizándolos sólo como un instrumento de apoyo y manteniendo siempre la vista sobre nuestra rueda delantera.