Nutrición: Los geles energéticos. ¿Cómo y cuándo tomarlos?
General

Nutrición: Los geles energéticos. ¿Cómo y cuándo tomarlos?

27
feb 2015

Los geles son, probablemente, el suplemento deportivo más utilizado por ciclistas de medio planeta. Suministrados en pequeños envases, los geles energéticos tienen la capacidad de proporcionar una enorme cantidad de hidratos de carbono bajo la forma de una sustancia viscosa tipo gel (de ahí su nombre) cuyo objetivo principal es proveernos de la energía necesaria para seguir pedaleando durante muchos kilómetros sin acusar la falta de glucógeno muscular agotado durante el ejercicio físico.

Nutrición: Los geles energéticos. ¿Cómo y cuándo tomarlos?

Gracias a su práctico formato y su facilidad de uso, los geles energéticos se han convertido en una inmejorable forma de reponer energías a la hora de rodar en bicicleta, incluso sobre la marcha. Sin embargo, el uso de este tipo de suplementos requiere tomar ciertas precauciones que no todos los ciclistas conocen, derivando después en una serie de problemas nada aconsejables: dolor estomacal, diarreas, vómitos y otros efectos igualmente desagradables.

Como todo alimento que entra en nuestro organismo, los beneficios que un gel energético puede aportarnos se presentan tras ser digeridos correctamente por nuestro cuerpo en un proceso que, si bien no es muy largo, si requiere cierto tiempo. Debido a la enorme concentración de carbohidratos y puesto que cada persona absorbe y procesa estos nutrientes de una forma diferente, es necesario tomar una serie de precauciones a la hora de consumir dichos suplementos, con el fin de evitar problemas gástricos y aprovechar al máximo todas sus ventajas:

  • 1. Tomarlos siempre con agua. Los geles energéticos tienen la función de suministrarnos una buena dosis de carbohidratos en formato concentrado, por lo que no es aconsejable tomarlos con bebidas isotónicas u otros azucarados. Los geles hay que tomarlos siempre con agua, siendo la pauta más aconsejable la de consumir un gel con una cantidad aproximada de 150 mililitros de agua de forma pausada, tomándonos entre tres y cinco minutos para ello. De este modo, asimilaremos mejor su carga energética evitando cualquier posible problema estomacal derivado de su consumo.
  • 2. Probarlos antes de una competición. No hay nada peor que encontrarnos en medio de una competición y, por desconocimiento previo, probar un gel que nunca antes hemos consumido. El resultado puede variar desde un ligero dolor de vientre hasta tener que abandonar la competición porque nuestro sistema digestivo nos obligue a ello, siendo lo más aconsejable probar este tipo de suplementos durante nuestro entrenamientos los días previos a cualquier competición.
  • 3. Consumirlos de la forma indicada. Puesto que en el mercado podemos encontrar multitud de geles diferentes de otros tantos fabricantes, lo mejor es seguir las indicaciones que cada una de las firmas expone en sus productos. En el caso de que nos dispongamos de unas indicaciones específicas, siempre podemos seguir la norma más recomendable: consumir unos 60 gramos de carbohidratos por hora (un gel cada 30-45 minutos siempre acompañado de agua) mientras dure el ejercicio físico.