Cómo mejorar tu vida sexual gracias al ejercicio cardiovascular
General

Cómo mejorar tu vida sexual gracias al ejercicio cardiovascular

30
sep 2011

Como todos sabemos, practicar ejercicio con la bicicleta es uno de los entrenamientos cardiovasculares que más beneficios aporta a nuestro organismo, entre los que se incluyen la pérdida de peso, un mejor estado físico, un mejor estado de salud y una mejor calidad de vida en general. No obstante, si estos beneficios no son lo suficientemente convincentes para alguno de nosotros, sin duda la siguiente ventaja si lo será: tener unas mejores relaciones sexuales.

Cómo mejorar tu vida sexual gracias al ejercicio cardiovascular

El ejercicio cardiovascular mejora la potencia sexual y la forma de disfrutar del sexo de muchas formas diferentes. Siempre que no exista ningún tipo de problema físico, el desempeño sexual de una persona está condicionado en gran medida por su estado de salud. Practicar ejercicio con la bicicleta de forma regular mejora nuestra condición física y, cuanto mejor sea ésta, más plena será nuestra vida sexual.

A continuación veremos algunos de los múltiples beneficios de practicar ejercicio cardiovascular y sus repercusiones en nuestra salud sexual:

  • 1. Ejercicio cardiovascular y resistencia sexual. Si queremos durar más tiempo en la cama, la práctica regular de ejercicio con nuestra bicicleta puede ayudar a conseguirlo. El entrenamiento físico regular mejora nuestro sistema cardiovascular, aumenta la capacidad pulmonar y tonifica nuestros músculos, motivos más que suficientes para aportarnos una mayor resistencia y potencia en el dormitorio. Está muy claro que a más entrenamiento, mejor rendimiento deportivo, equivalente por su parte a una mayor potencia y resistencia sexual.
  • 2. Cuanto más en forma, más sexy. Si sumamos el entrenamiento regular con la bicicleta con una alimentación saludable y equilibrada, nuestro estado físico mejorará notablemente. Con un cuerpo en forma, nos vamos a sentir más cómodos y sexys. Cuanto más sexys nos veamos, sin duda tendremos más confianza en nosotros mismos. Y cuanto más confianza tengamos en nosotros mismos, mayores serán las posibilidades de encontrar pareja o mantener de forma plena la que tenemos. De una manera u otra, el ejercicio físico equivale a mejorar la asiduidad y calidad de nuestras relaciones sexuales.
  • 3. Los niveles de energía al máximo. Practicar de forma regular ejercicio físico aumentará nuestro niveles de energía, los cuales trasladaremos también a la cama. Cuando se tiene una buena forma física, nos sentimos con más energía y seremos propensos a mantener relaciones sexuales de forma más regular y durante más tiempo. Hay que aceptar que no es agradable practicar sexo cuando estamos cansados/as o faltos de ánimo después de un día duro de trabajo o entrenamiento. Pero de manera general, si tenemos las pilas cargadas y practicamos ejercicio físico regular, nuestra vida sexual se verá beneficiada considerablemente.
  • 4. Mejora el funcionamiento de los órganos sexuales. Una de los principales motivos de la disfunción eréctil es una mala circulación sanguínea. La práctica de ejercicio cardiovascular mejora la circulación sanguínea en todo nuestro cuerpo, incluyendo obviamente los órganos sexuales de hombres y mujeres, que se benefician enormemente gracias a un aumento de suministro en sus vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. Está totalmente demostrado que una mejor circulación sanguínea equivale a tener unas mejores relaciones sexuales.
  • 5. Disminuye los niveles de estrés. Una de las epidemias del siglo XXI es el alto estrés al que se ven sometidas las personas en el día a día. El estrés es un factor clave en el desarrollo de una vida sexual plena y satisfactoria, y para mantenerlo a raya no existe nada mejor que practicar ejercicio físico con regularidad. La endorfina es una hormona responsable de aumentar la alegría y eliminar el dolor en nuestro organismo. Es una sustancia bioquímica que actúa como analgésico y euforizante natural, y para estimular su producción en nuestro organismo solamente tenemos que practicar ejercicio físico de forma constante y regular.

No está de más decir que a pesar de los claros beneficios sobre nuestra vida sexual, el ejercicio físico también puede causar problemas en nuestro rendimiento en la cama si nos pasamos con nuestros entrenamientos. El sobreentrenamiento disminuye los niveles de testosterona en sangre, lo cual conduce a una disminución acusada de apetito sexual además de que puede comprometer a nuestro sistema inmunológico, con lo que los efectos se tornan incluso más desastrosos en cuestiones de cama. Ya sabéis chicos/as: ejercicio y sexo, pero sin pasarnos... ¿de ejercicio?.

Visto en | SportFactor

Imagen | Chelsea en Myspace