Cómo cambiar los puños de la bicicleta de montaña
Mecánica

Cómo cambiar los puños de la bicicleta de montaña

24
may 2011

Los puños de la bicicleta son unos de los componentes que más rápido sufren el desgaste por el uso. Los puños sirven para asegurar que nuestras manos van cómodas sobre el manillar, aportando una superficie de mayor agarre sobre éste a la que sujetarnos. De la buena elección de unos puños adecuados para nuestra bicicleta dependerá el grado de comodidad del ciclista y, para los apasionados del diseño, un elemento de decoración altamente llamativo en la bicicleta.

Cómo cambiar los puños de la bicicleta de montaña

Herramientas necesarias

1. Un juego de destornilladores planos.

2. Una jeringuilla con agua (sin aguja, no seáis brutos).

3. Unas tijeras.

Quitar los puños antiguos

Quitar los puños antiguos es, teóricamente, una tarea muy fácil que no entraña ninguna complicación. Pero debido al uso y a que se encuentran perfectamente adaptados al manillar de la bicicleta, a veces puede resultar molesto e incluso tremendamente difícil deslizar los puños antiguos para extraerlos completamente.

Aquí tenéis una serie de técnicas que nos facilitarán la tarea de extraer los puños antiguos de nuestra bicicleta:

Utiliza un destornillador y agua. Usa el destornillador para introducirlo en el interior del puño (con cuidado de no estropear ni rallar el manillar) e inyecta en su interior un poco de agua. Ésto humidificará el puño y facilitará su deslizamiento.

Utiliza la maneta de freno. Si agarramos el puño con las manos para extraerlo, estaremos ejerciendo presión en el interior del mismo provocando que el deslizamiento del puño sea más dificultoso. Afloja la maneta de freno y deslízala contra el puño. Éste debería deslizarse con más facilidad al estar únicamente empujado por la maneta de freno.

Utiliza una tijeras. Si piensas tirar tus antiguos puños a la basura, simplemente córtalos por uno de los laterales. Más fácil no puede resultar.

Colocar los puños nuevos

Colocar los puños nuevos es bastante más fácil si cabe que extraerlos. Tan sólo debemos limpiar el manillar perfectamente y vaporizar un poco de agua sobre las zonas del manillar en las que van montados los puños nuevos. El agua facilitará su colocación y al secarse mejorará la sujeción de los puños evitando que se deslicen.

Para colocar los puños nuevos, simplemente deslízalos realizando un movimiento giratorio o aplicando pequeños golpecitos hasta conseguir su perfecta introducción.

En el caso de que los puños antiguos o nuevos vaya montados con algún tipo de fijación mecánica (tornillo, arandela, etc…), antes de extraerlos deberemos lógicamente aflojar los tornillos y volverlos a apretar una vez montados los puños nuevos.

Vídeos | Btwin