Cómo cambiar los pedales de nuestra bicicleta de montaña
Mecánica

Cómo cambiar los pedales de nuestra bicicleta de montaña

4
feb 2011

Tarde o temprano, a todos nos llega la hora de cambiar los pedales de nuestra bicicleta de montaña. Ya sea por desgaste, por rotura o por cambiar al sistema de pedales automáticos, sustituir nuestros antiguos pedales no tiene ningún secreto. En TodoMountainBike os enseñamos cómo hacerlo correctamente.

Cómo cambiar los pedales de nuestra bicicleta de montaña

Herramientas necesarias

Necesitaremos una llave inglesa o fija, de la medida correspondiente a la hexagonal de los pedales que cambiamos. Si tenemos una llave fija de la medida adecuada nos funcionará mucho mejor y no tendremos que ir dándole vueltecitas a la tuerca de la llave inglesa. También es recomendable disponer de un poquito de grasa para proteger la rosca de los pedales nuevos de las posibles inclemencias físicas a la que sea sometida en un futuro.

Desmontar los pedales antiguos

Para quitar los pedales, hay que aflojar la tuerca correspondiente a cada pedal, que está situada justo en la biela de nuestra Mountain Bike.

En el pedal derecho, debemos girar la tuerca con la ayuda de la llave en el sentido contrario de las agujas del reloj para aflojar. En el pedal izquierdo, la rosca está invertida, por lo que es muy importante aflojar en el sentido de las agujas del reloj para evitar así romper la rosca del pedal, rompernos algún dedo o darnos un buen golpe con una biela descontrolada a causa de un zarpazo nuestro en la misma.

Al quitar los pedales, hay que procurar no perder una pequeña arandela que muchos fabricantes montan entre el pedal y la biela de la bicicleta.

Montar los pedales nuevos

Tendremos que proceder a realizar el proceso anterior, a la inversa. En el pedal derecho debemos girar la tuerca en el sentido de las agujas del reloj para apretar. En el pedal izquierdo debemos girar la tuerca en sentido contrario a las agujas del reloj para apretar. De otra manera, acabaremos posiblemente con algún dedo machacado o un pedal inservible.

Y no olvidar colocar la arandela en caso de que la lleve antes de montar nuestros flamantes pedales nuevos, así como un poner un poco de grasa en la rosca de los pedales nuevos antes de montarlos.