Cinco excelentes razones por las que regalar una bicicleta esta Navidad
General

Cinco excelentes razones por las que regalar una bicicleta esta Navidad

24
dic 2015

Si estamos planeando comprar una bicicleta estas Navidades, ya sea para uso propio o para algún ser querido, debemos tener en cuenta que una bicicleta no es sólo un 'juguete' de ocio. La bicicleta es, oficialmente, el vehículo más eficiente sobre la faz de la tierra, y además de permitirnos disfrutar de un transporte limpio, saludable y ecológico, juega un papel fundamental en nuestra salud, nuestro estado anímico, nuestro bolsillo y nuestro entorno. A continuación, cinco excelentes razones por las que merece la pena regalar una bicicleta esta Navidad.

Cinco excelentes razones por las que regalar una bicicleta esta Navidad

1. Nos hace más felices

Además de un aumento de la autoestima y de la confianza en nosotros mismos por conseguir mantenernos en forma, pasar más tiempo fuera de casa pedaleando sobre la bicicleta nos levanta el ánimo. ¿Por qué? Porque gracias a la capacidad de la luz solar para aumentar nuestros niveles de serotonina, nos sentiremos mucho mejor pedaleando al aire libre.

Para vencer el efecto depresivo de pasar ocho horas encerrado en una oficina, o fábrica, o incluso en casa, con luz artificial, lo mejor es salir a la calle y exponernos más tiempo a la luz solar. La iluminación recomendada de una oficina es de aproximadamente 300 lux. La luz del sol, incluso en un día nublado, supera los 1.000 lux. La fuerza de la luz en un día despejado es de entre 10.000 y 25.000 lux.

El ejercicio al aire libre nos expone a la luz del día y nos ayuda a estabilizar el ritmo biológico de nuestro organismo reduciendo los niveles de cortisol en el cuerpo, una hormona relacionada con el estrés que puede impedir el sueño profundo que permite la regeneración de nuestro maltratado organismo. Montar en bicicleta al aire libre nos ayuda a despejar la mente, a mantenernos psicológicamente positivos y a dormir mejor.

2. Aumenta nuestra esperanza de vida

Practicar ejercicio regularmente reduce significativamente el riesgo de enfermedad cardiovascular, de diabetes tipo II, muchos tipos de cáncer, la hipertensión y la obesidad. Diversos estudios han demostrado que rodar en bicicleta de manera equivalente a tres recorridos de 45 minutos a la semana rejuvenece nuestro organismo y alarga nuestra esperanza de vida, incluso después de descontar otros factores de riesgo como el tabaquismo o el índice de masa corporal (IMC).

Según la Fundación Británica del Corazón, cerca de 10.000 ataques cardíacos fatales se podrían evitar cada año si las personas practicasen ejercicio con regularidad. Hacer un ejercicio aeróbico como el ciclismo acelera la respiración y el ritmo cardíaco, lo que ayuda a estimular la contracción de diferentes músculos, como el corazón o los músculos intestinales, fortaleciéndolos y rejuveneciéndolos.

3. Es el transporte más barato

Pocas veces nos hemos planteado cual es el gasto medio de tener un coche en propiedad. Haciendo un poco de cuentas y sin incluir el gasto de combustible para hacerlo funcionar:

  • Precio del coche: Unos 24.000 euros que financiamos a 5 años al 8% TAE.
  • Seguro del coche: Unos 700 euros anuales.
  • Revisiones y reparaciones varias: Unos 400 euros anuales.

El gasto anual total por disponer de un coche en propiedad asciende aproximadamente a unos 6.284 euros durante los 5 años que dura la financiación del vehículo adquirido. O lo que es lo mismo, 17 euros diarios por el simple hecho de tener coche, sin contar el combustible necesario para hacerlo funcionar.

Desplazarnos en bicicleta es la solución más económica para el transporte urbano, dónde los únicos gastos que tendremos que afrontar serán el coste de la bicicleta y el equipamiento que necesitamos (guantes, casco, mochila y otros). Siempre que sea posible, la opción más favorable para nuestro bolsillo es y será el uso de una bicicleta.

4. Perdemos peso y mantenemos la línea

La tasa metabólica del cuerpo (la eficiencia con la que se queman calorías y grasa), mejora con la práctica del ejercicio. Pero no sólo durante el ejercicio quemamos calorías y perdemos grasa. Después de un trayecto de aproximadamente 45 minutos en bicicleta, nuestro cuerpo continúa quemando una mayor cantidad de calorías durante las horas siguientes al ejercicio. Un mayor rendimiento sobre la bicicleta debido a una mejor condición física, también significa un mayor número de calorías quemadas y una reducción de grasa corporal más eficiente.

Muchas personas que quieren perder peso creen que salir a correr es la mejor forma de comenzar a realizar algún tipo de ejercicio. Pero para las personas con sobrepeso o problemas articulares, correr es contraproducente y arriesgado. En lugar de correr, comenzar a perder peso con una bicicleta es lo más adecuado para las personas con un exceso de peso u otros problemas físicos. La mayor parte del peso corporal se concentra en el sillín de la bicicleta, por lo que músculos, huesos y articulaciones no sufren una excesiva carga de trabajo.

5. Estamos salvando el Planeta

Para fabricar una bicicleta, se usa solamente un 5% de los materiales y energía necesarios para fabricar un coche, con todo lo que ello representa a nivel de emisiones y contaminación medioambiental. Las bicicletas son el medio de transporte humano más eficiente que existe en la actualidad; se viaja aproximadamente tres veces más rápido que caminando con la misma cantidad de energía consumida por nuestro cuerpo.

Teniendo en cuenta el combustible que las personas necesitamos, con una bicicleta podemos realizar un trayecto equivalente a 1.240 Kilómetros por el coste de un litro de gasolina, puesto que necesitamos alimentar nuestro cuerpo ya sea sobre la bicicleta o sin ella. Agua y alimento es lo único que necesitamos para desplazarnos sobre una bicicleta, reduciendo la contaminación y reduciendo también la excesiva dependencia del petróleo de la sociedad actual.

Rodar en bicicleta es saludable, sano, divertido, nos hace perder peso y alarga nuestra esperanza de vida. ¿Quién necesita más motivos para regalar(se) una bicicleta esta Navidad?