Cinco consejos para tratar las picaduras de insectos en nuestras rutas de Mountain Bike
General

Cinco consejos para tratar las picaduras de insectos en nuestras rutas de Mountain Bike

9
mar 2012

Todos sabemos que cuando salimos a rodar por la montaña con nuestra bicicleta, es inevitable sufrir alguna que otra picadura de insecto. Con la primavera llamando ya a nuestras puertas, debemos prestar especial atención a los miles de insectos que comienzan a despertar de su letargo y que, sin duda, nos esperarán en el monte con los aguijones en alto buscando un poco de calor humano (entre otras cosas). Para evitarnos problemas mayores, aquí tenemos algunos consejos para tratar las posibles picaduras de insectos que podamos sufrir en nuestras rutas.

Cinco consejos para tratar las picaduras de insectos en nuestras rutas de Mountain Bike

Cuando rodamos por el monte, las picaduras más comunes suelen ser producidas por arañas, mosquitos, abejas y avispas, entre otros adorables bichitos. En este artículo no trataremos la forma de evitar sus temibles picadas, pero si la forma de actuar en caso de que suframos una picadura de insecto en el monte. Y aunque pueda parecer una tontería, más vale prevenir que curar y estar preparados/as para afrontar cualquier tipo de situación. Por ello, cinco consejos para tratar las picaduras de insecto en nuestras rutas de Mountain Bike:

  • 1. Identificar el insecto. Siempre que sea posible, debemos identificar el tipo de insecto que nos ha picado. Si tenemos la oportunidad de ver el insecto y observamos que se trata de algún bicho raro, lo más recomendable es capturarlo o anotar en algún papel una descripción lo más fiable posible del mismo, para que en el caso de tener que acudir a algún profesional médico podamos describir el tipo de insecto agresor y recibir un tratamiento más adecuado.
  • 2. Extraer el aguijón. Si el insecto que nos ha picado posee un aguijón, éste quedará clavado en nuestra piel y debemos proceder a extraerlo. Con unas pequeñas pinzas o utilizando una tarjeta de crédito o similar, debemos intentar extraer el aguijón adherido a nuestra piel. En la mayoría de ocasiones, el aguijón queda incrustado en la piel e introduce una mayor cantidad de veneno en nuestro cuerpo si no lo extraemos con rapidez.
  • 3. Higienizar la zona de la picadura. Si hemos sufrido una picadura de insecto, es muy importante lavar la zona afectada de nuestro cuerpo con agua y, si es posible, jabón. Mantener la piel afectada por la picadura bien limpia ayudará a eliminar posibles infecciones y mejorará en parte la irritación causada en nuestra piel.
  • 4. Calmar la zona afectada con frío. Si estamos de ruta sobre la bicicleta y una picadura de insecto nos causa una gran irritación o sensación de picor, podemos utilizar un pañuelo o algún otro trozo de tela humedecido en agua para aplicarlo en la zona y aliviar el dolor. En cualquier parada sobre la marcha que hagamos en algún establecimiento, un poco de hielo en la zona afectada terminará de ayudar a aliviar esa molesta sensación que podamos sufrir.
  • 5. Estar atento a los síntomas. Válido para nosotros mismos y para nuestros compañeros de ruta. Cualquier persona puede padecer algún tipo de alergia desconocida o sufrir una reacción anormal ante una picadura de insecto, por lo que debemos vigilar los síntomas que puedan aparecer. En caso de mareos, fiebre, vómitos, hinchazón extrema o cualquier otro indicio de reacción fuera de lo común, debemos dirigirnos de inmediato al centro médico más cercano al lugar en que nos encontremos.

Con estos sencillos consejos, la mayoría de nosotros/as conseguiremos sobrevivir a las comunes picaduras de insectos sufridas sobre la bicicleta. Pero es muy importante recordar que ante cualquier tipo de síntoma o problema persistente, debemos acudir a nuestro médico para tratar la picadura con el medicamento apropiado, a fin de evitar problemas mayores. Y es que aunque el bichito sea pequeño, los hay que tienen muy mala idea...