Cinco absurdas formas de morir siendo ciclista
General

Cinco absurdas formas de morir siendo ciclista

16
mar 2016

A pesar de que el ciclismo es una actividad no considerada como deporte de alto riesgo o extremo, año tras año el número de practicantes fallecidos supera con creces al de cualquier otra disciplina deportiva. ¿Por qué? Porque el ciclismo se disfruta al aire libre, en la carretera o en la montaña, y en la realización de la actividad intervienen una infinidad de factores externos incontrolables (por parte del ciclista) que pueden terminar siendo mortales.

Cinco absurdas formas de morir siendo ciclista

La mayoría de muertes de ciclistas vienen dadas como resultado de un accidente fatal. Rodar por la carretera entre cientos y cientos de vehículos a motor manejados por conductores de todo tipo conlleva un alto riesgo para el ciclista, del mismo modo que rodar de forma imprudente sobre una bicicleta hace lo propio para el resto de usuarios de la vía, incluyendo al propio ciclista. Sin embargo, más allá de los accidentes viales, existen otras formas realmente absurdas de morir sobre una bicicleta, algunas de ellas evitables y otras, vergonzosa o tristemente, inevitables.

Muertes absurdas sobre una bicicleta

  • 1. Por una trampa mortal en el monte: El 25 de julio de 2015, Jesús Ángel Santos Redín perdió la vida mientras practicaba ciclismo de montaña en la localidad cántabra de Valderredible. Un cable pastor cruzado en mitad de un camino público de paso, sin ningún tipo de uso práctico salvo el de provocar daño, fue el causante de una caída que terminó siendo mortal. Una muerte absurda que nunca debería haber ocurrido y que, sin embargo, únicamente se saldó con la imputación de dos personas por 'homicidio imprudente'.
  • 2. Arrollado por un conductor de 87 años: El 12 de marzo de 2016, un conductor octogenario arrollaba a un pelotón de ciclistas causando la muerte en el acto de uno de ellos y graves lesiones en el resto. ¿Qué hace una persona de 87 años conduciendo (para más inri) un vehículo todoterreno? ¿Por qué tiene vigente un carné de conducir que a todas luces ya debería haber sido retirado? ¿Qué absurda burocracia administrativa permite tal libertad de renovación y concesión en los permisos de conducir?
  • 3. Asesinado por un ladrón sin escrúpulos: No es habitual en países como España, pero sí resulta frecuente en países de Centroamérica, Sudamérica o Sudáfrica, por citar algunos ejemplos. El 28 de marzo de 2015, Edwards Montes, un lector y autor de un par de 'fotos del día' en TodoMountainBike, era asesinado por unos delincuentes a sangre fría, sin mediar palabra alguna, para robarle una bicicleta de gama media-baja. ¿Qué absurda y perturbada mente valora más una bicicleta barata que la propia vida humana?
  • 4. Por la temida muerte súbita: Llega sin avisar, y lo hace de forma fulminante. El 1 de febrero de 2016, Kelly McGarry, uno de los pilotos de Freeride más populares hasta la fecha, fallecía por una repentina parada cardiorrespiratoria mientras rodaba con su bicicleta por las montañas de Nueva Zelanda. Un deportista joven de buena salud, entrenado y supuestamente bajo controles médicos habituales, falleciendo de forma absurda por una causa que la Medicina todavía no es capaz de esclarecer por completo.
  • 5. Por un exceso de confianza: Will Olson, de 40 años de edad y participante de las EWS, caía el 1 de agosto de 2015 durante el segundo día de carreras de la quinta ronda de las EWS, falleciendo en el mismo escenario del accidente. Un año atrás, el 23 de agosto de 2014, la ciclista profesional Annefleur Kalvenhaar sufría una grave caída durante las rondas eliminatorias de clasificación de la Copa del Mundo XCE, causándole la muerte pocas horas después. Ya sabemos que se trata de competición de alto nivel, pero... ¿No es absurdo forzar nuestros límites, aún a riesgo de la propia vida, para conseguir una simple victoria?