Un ciclista con la cara desgarrada por una nueva trampa de alambre de espino. ¿Hasta dónde vamos a llegar?
General

Un ciclista con la cara desgarrada por una nueva trampa de alambre de espino. ¿Hasta dónde vamos a llegar?

13
mar 2014

Hace apenas unas semanas, publicábamos en TodoMountainBike una noticia que nos informaba acerca de la proliferación de todo tipo de nuevas trampas para ciclistas. Clavos enterrados en el camino, estacas ocultas e incluso alambres enganchados entre árbol y árbol eran algunas de estas trampas que están apareciendo por caminos de toda España. Lamentablemente y como era de esperar, ha terminado sucediendo lo inevitable. Manuel Fernández, un ciclista de Oviedo, ha resultado gravemente herido al cruzarse con una de estas trampas mortales para ciclistas en un camino de senderismo entre Bueño y Palomar, en el concejo de Ribera de Arriba (Oviedo), según publica el diario asturiano La Nueva España.

Un ciclista con la cara desgarrada por una nueva trampa de alambre de espino. ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Según publica el diario La Nueva España, el ciclista herido se encontraba realizando una ruta en bicicleta entre Bueño y Palomar con otro compañero cuando, en el descenso hacia la Pasarela de Palomar, se encontró con una trampa colocada a la altura de la cara y compuesta por dos alambres de espino cortando el paso del camino. El resultado de dicho incidente se saldó con la cara desgarrada del ciclista, que tuvo que ser transportado hasta el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) para ser ingresado. Manuel Fernández fue intervenido ayer por la tarde por el equipo de cirugía plástica de este hospital para reconstruirle las graves lesiones sufridas en la cara.

Un ciclista con la cara desgarrada por una nueva trampa de alambre de espino. ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Como ya dijimos en la anterior noticia, este tipo de trampas son un claro atentado contra la propia integridad física de una persona. Lejos de ser simples señales disuasorias, los desaprensivos autores de estas salvajadas están cometiendo un delito castigado penalmente por la ley, por lo que no debemos dudar en avisar a las autoridades ante la menor sospecha o encuentro con una de estas trampas mortales para ciclistas. Precaución ahí fuera, chicos y chicas. Ahora más que nunca...

En La Nueva España | Portada con la noticia

En Bikezona | Fotocopia de la noticia