¿Invertir en material o invertir en experiencias? Disfrutando plenamente del ciclismo de montaña
General

¿Invertir en material o invertir en experiencias? Disfrutando plenamente del ciclismo de montaña

30
ene 2015

Una de las 'aficiones' o malas costumbres de los ciclistas es la de invertir nuestro dinero en todo tipo de componentes y/o accesorios para nuestra bicicleta, muchas veces innecesarios desde un punto de vista práctico, pero realmente satisfactorios para nuestro propio ego. La vida, vista de forma muy generalista, no es otra cosa que un conjunto de momentos, situaciones y sentimientos que transcurren en un intervalo de tiempo determinado por nuestra propia existencia; siendo algunos de estos momentos, situaciones y sentimientos los que marcan nuestra identidad a base de experiencias y recuerdos.

¿Invertir en material o invertir en experiencias? Disfrutando plenamente del ciclismo de montaña

Para la gran mayoría de personas (y ciclistas), el día a día de nuestra vida es una constante lucha por encontrar un equilibrio óptimo entre tiempo (para disfrutar, para descansar, para estar con nuestros seres queridos) y poder adquisitivo (trabajar para poder vivir una vida más o menos digna, sin pasar penurias y disfrutar de algún que otro capricho). Esta filosofía, trasladada al marco del ciclismo, también puede ser aplicada, dejando en el aire una pregunta que no todos los aficionados al ciclismo se han planteado: ¿invertir en material o invertir en experiencias?

Igual que sucede en la vida, cada ciclista (y por ende, cada persona) es diferente al resto, teniendo cada uno de nosotros unas necesidades, motivaciones y formas de pensar completamente opuestas a otras personas. Algunos ciclistas disfrutan como niños mejorando su bicicleta con los últimos productos del mercado, invirtiendo una buena parte de su poder adquisitivo en dicha acción. Otros en cambio, prefieren destinar su dinero a vivir experiencias realizando viajes y participando en todo tipo de carreras populares y competiciones, obviando quizá que sus bicicletas necesitan alguna que otra renovación para rendir satisfactoriamente.

Lógicamente, cada persona es libre de actuar de la manera que mejor le plazca, aunque siempre es bueno poder compartir, entender y aprovechar otros puntos de vista. La propia vida nos demuestra que las experiencias y recuerdos influyen directamente en nuestra identidad como individuos, dando forma a nuestra existencia. Los productos adquiridos a lo largo de la misma no suelen generar grandes recuerdos por sí solos, pasando inadvertidos para la incansable pluma que escribe el guión de nuestra vida.

¿Invertir en material o invertir en experiencias? Disfrutando plenamente del ciclismo de montaña

Disfrutar de uno o dos grandes eventos ciclistas al año (un par de competiciones interesantes, incluso en otro país) o de un viaje organizado con alguna empresa especializada en cicloturismo genera toda una serie de recuerdos agradables, relacionados con nuestras más íntimas emociones, que perduran a lo largo del tiempo. Comprar una flamante bicicleta nueva también nos proporciona un recuerdo agradable, aunque no perdurable en el tiempo ni tampoco ligado a nuestro propio yo; un recuerdo que probablemente se olvida con el lanzamiento del siguiente y más bonito modelo.

Disfrutar del ciclismo de montaña no significa tener la bicicleta más cara o el mejor equipamiento, ni participar en todas las competiciones que se encuentran a nuestro alcance bajo cualquier circunstancia, ni tampoco viajar a cualquier lugar con nuestra bicicleta a cuestas. Para disfrutar plenamente de esta apasionante afición, debemos encontrar un lógico equilibro entre lo material y lo personal, volviendo a plantear nuestras necesidades desde un punto de vista más emocional. Al fin y al cabo, somos lo que vivimos y no lo que compramos, y equilibrando ambas cosas encontraremos la total plenitud como ciclistas.

En Montenbaik | Análisis: Invertir en objetos o invertir en experiencias