Brutal atropello de un pelotón de ciclistas en Pontevedra por un conductor de 87 años
General

Brutal atropello de un pelotón de ciclistas en Pontevedra por un conductor de 87 años

14
mar 2016

No respetar la distancia de seguridad y unos reflejos ralentizados por la edad han sido probablemente las causas de un brutal atropello sucedido el sábado 12 de marzo de 2016 en una carretera de Pontevedra, en Galicia. El conductor, un vecino de la zona de 87 años de edad con carné vigente y papeles del coche en regla, ha arrollado a un grupo de ciclistas que, como cada fin de semana, salían a rodar para disfrutar de una jornada de ciclismo entre amigos. El accidente se ha saldado con la muerte en el acto de uno de ellos y la hospitalización con pronóstico grave de otros cuatro ciclistas.

Brutal atropello de un pelotón de ciclistas en Pontevedra por un conductor de 87 años

Los hechos han tenido lugar en un tramo de carretera entre A Guarda y Baiona, en la provincia gallega de Pontevedra. Según el comunicado de la Guardia Civil, el conductor ha intentado adelantar al pelotón en una maniobra fallida (¿sin respetar el metro y medio de seguridad?) que ha terminado con su vehículo todoterreno arrollando los ciclistas. Según la primera versión del octogenario conductor, los ciclistas se habrían movido hacia la izquierda en el momento del adelantamiento (¿y el metro y medio de seguridad?) desencadenando el mortal atropello.

El conductor, tras haber atropellado a los ciclistas, ha continuado la marcha durante varios kilómetros hasta un restaurante cercano para dar la voz de alarma. Según explica la Policía Local de A Guarda, el conductor llevaba teléfono móvil pero, al no saber a qué numero tenía que llamar para denunciar los hechos, optó por acudir al mencionado restaurante en busca de ayuda. Estaba "físicamente bien, pero muy nervioso, desorientado y afectado anímicamente" han añadido las autoridades locales que recibieron el aviso.

Brutal atropello de un pelotón de ciclistas en Pontevedra por un conductor de 87 años

El conductor ha sido imputado por los delitos de homicidio imprudente y omisión de socorro, quedando en libertad después de haber prestado declaración. Tras este triste suceso, que ha tenido lugar en una carretera ancha, de buena visibilidad y en un tramo recto, es lógico pensar que además de concienciar a los conductores de la obligatoriedad de mantener un metro y medio de distancia a la hora de adelantar a uno o varios ciclistas, se pone sobre la mesa otro debate igual de importante: ¿es necesario un control más exhaustivo de la vigencia y renovación del carné de conducir?

Del mismo modo que un ciclista de élite con 37 años como José Antonio Hermida prácticamente está obligado a retirarse de la máxima categoría para dar paso a generaciones venideras más jóvenes y fuertes, un conductor de 87 años quizá debería retirarse de la carretera porque, lo queramos asumir o no, los reflejos y capacidades cognitivas relativas a esta avanzada edad distan mucho de ser seguras para el resto de usuarios de la vía, más teniendo en cuenta que un vehículo a motor en manos inseguras se convierte en una peligrosa (y eficiente) máquina de matar.