Bebidas isotónicas en el ciclismo. Recupera lo que pierdes
General

Bebidas isotónicas en el ciclismo. Recupera lo que pierdes

13
may 2011

Cuando practicamos ejercicio físico, sudamos. Es la ley del deporte, y no hay esfuerzo sin sudor. Cuando sudamos, perdemos sales minerales y la clave de un buen entrenamiento es recuperarlas. Beber agua no es suficiente para ello, y debemos recurrir a otras bebidas o alimentos como, por ejemplo, las bebidas isotónicas.

Bebidas isotónicas en el ciclismo. Recupera lo que pierdes

Al ejercitarnos sobre la bicicleta, la temperatura de nuestro cuerpo aumenta provocando la sudoración que no es ni más ni menos que el mecanismo que tiene nuestro organismo para disminuir su temperatura interna. De esta manera, además de influir otros factores tales como la temperatura ambiental o la humedad relativa, cuanto más intenso sea el ejercicio, mayor será la cantidad de sudor que expulsamos.

La sudoración

El sudor contiene, además de agua, sales minerales disueltas de una importancia fundamental para nuestro organismo. Sales como el sodio, potasio, cloro, magnesio y zinc, todas fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, también son expulsadas mediante el sudor. Esta pérdida de agua y sales minerales va disminuyendo lentamente la capacidad del organismo de hacer frente a las exigencias del ejercicio, por lo que nuestro rendimiento va disminuyendo a medida que vamos sudando más y más.

¿Qué pasaría si en lugar de agua bebiésemos una bebida que tuviera sales minerales? La respuesta es evidente: nuestro rendimiento físico se beneficiaría en gran medida.

Bebidas isotónicas

Las bebidas isotónicas son preparaciones líquidas destinadas a aportar energía y reponer las pérdidas de agua y sales minerales durante la práctica de un ejercicio físico. También favorecen el rendimiento y retrasan el cansancio, por lo que es muy recomendable hidratarnos con bebidas isotónicas durante la práctica del ciclismo de montaña.

Se las denomina bebidas isotónicas haciendo referencia al significado que se le da al término "isotónico" en hemoglobina: las soluciones que tienen la misma concentración de sales que el suero sanguíneo son isotónicas.

De este modo, las bebidas isotónicas contienen una concentración de azúcares y sales minerales muy similar a la de nuestra sangre, por lo que su asimilación es muy rápida y sus efectos se notan enseguida.

¿Cuándo usar las bebidas isotónicas?

Las bebidas isotónicas están diseñadas para reponer las pérdidas tras un esfuerzo intenso o durante un ejercicio físico de larga duración. Estas bebidas contienen calorías provenientes del azúcar, y si bien su aporte calórico es inferior al de un refresco normal, un uso excesivo y cotidiano puede generar en un aumento de la cantidad calórica diaria consumida bastante considerable.

Este tipo de bebidas resulta útil dependiendo de la actividad física que realicemos, su intensidad, duración y el ambiente del entrenamiento.

Si somos deportistas profesionales y realizamos actividad física de alta intensidad en ambientes calurosos con sudoración excesiva, es muy conveniente la utilización de bebidas isotónicas para prevenir la hipoglucemia y poder terminar el entrenamiento sin problemas.

En cambio, si nuestra intención es perder peso y no entrenamos de forma profesional o no mantenemos un alto nivel de esfuerzo durante el ejercicio, estas bebidas no son indispensables y ahorraremos el consumo de unas calorías innecesarias. En este caso, el consuma de agua es la mejor opción.

Solo debemos utilizar bebidas isotónicas cuando sean necesarias y en cantidades adecuadas, por ejemplo durante ejercicios intensos o de larga duración al aire libre con ambiente caluroso. Utilizadas racionalmente, las bebidas isotónicas contribuyen a mejorar el rendimiento físico y el desempeño productivo de un entrenamiento.