Iones de aluminio, la tecnología de la próxima generación de baterías para dispositivos electrónicos
General

Iones de aluminio, la tecnología de la próxima generación de baterías para dispositivos electrónicos

10
abr 2015

La tecnología se ha convertido en el más fiel reflejo de nuestra sociedad, abocada al consumo de cientos y cientos de dispositivos electrónicos que nos permiten realizar cosas que hasta hace unos años sólo podíamos ver en las películas de ciencia ficción. Estos dispositivos, tales como teléfonos móviles, pulseras y relojes inteligentes, pulsómetros con GPS e incluso cambios electrónicos para bicicletas de carretera y montaña, ya resultan habituales tanto en el ámbito cotidiano como en el deportivo, de la misma forma que lo es el obligado acto de cargar sus baterías, limitadas por el momento a la tecnología de iones de litio (más conocida como Li-Ion).

Iones de aluminio, la tecnología de la próxima generación de baterías para dispositivos electrónicos

Como podemos comprobar con cada nuevo lanzamiento tecnológico, los dispositivos móviles y los gadgets deportivos resultan cada vez más potentes y funcionales, no sucediendo lo mismo con las baterías que los alimentan. Lo cierto es que tanto la capacidad como la autonomía de estas baterías siempre ha sido una barrera a superar en el mundo tecnológico, hasta ahora exprimiendo a duras penas las bondades de las baterías de Ion-Litio utilizadas en prácticamente todos los dispositivos actuales.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford ha presentado recientemente lo que podría suponer una verdadera revolución en el segmento de los dispositivos electrónicos. Esta tecnología no es otra que las baterías de iones de aluminio: capaces de cargarse en un minuto, de mantener su capacidad de carga hasta los 7.500 ciclos, de ser extremadamente flexibles y moldeables y, lo más importante, de ser más seguras y duraderas que las baterías de ion-litio actuales, sin riesgo asociado de incendio y/o explosión.

Iones de aluminio, la tecnología de la próxima generación de baterías para dispositivos electrónicos

¿El principal inconveniente? Por el momento, el voltaje. Las baterías de iones de aluminio desarrolladas por el equipo de Stanford sólo son capaces de ofrecer dos voltios, algo menos de la mitad que las baterías Li-Ion, además de una menor densidad energética. Sin embargo, los propios investigadores creen que con los ajustes adecuados en la densidad del cátodo, estas baterías podrán sustituir a las actuales en un periodo breve de tiempo. ¿Se acerca una nueva revolución tecnológica?

Más información | Aluminum battery from Stanford offers safe alternative to conventional batteries