Algunas claves para elegir la cubierta más adecuada para nuestra bicicleta
Mecánica

Algunas claves para elegir la cubierta más adecuada para nuestra bicicleta

19
jun 2013

Las cubiertas o neumáticos para bicicletas ofrecen un sinfín de posibilidades diferentes que pueden volver loco al más experimentado de los ciclistas de montaña. Por ello, nunca está de más conocer un poco más a fondo los detalles y características que una cubierta nos puede ofrecer, para de esta forma elegir la cubierta más adecuada para nuestra bicicleta y/o estilo de conducción. Tamaño, compuesto, TPI, carcasa y tipo de taqueado son las claves que nos permitirán conocer mejor el tipo de cubierta que necesitamos, y para ello nada mejor que aprender qué significa cada una de estas características.

Algunas claves para elegir la cubierta más adecuada para nuestra bicicleta

Las claves de un neumático para bicicleta de montaña

Existen diferentes características que definen a cada tipo de cubierta o neumático, todas ellas muy importantes y estrechamente relacionadas con el tipo de conducción al que están destinadas. Para ello, nada mejor que conocer estas características y conocer su significado:

  • 1. El compuesto. Se podría traducir como la densidad del taco de la rueda. El compuesto viene expresado en un número, normalmente seguido de la letra 'a'. Los números más bajos hacen referencia a compuestos o tacos más blandos, propios de cubiertas más adherentes. Los números más altos hacen referencia a tacos más duros, buscando un mayor rendimiento y durabilidad de la cubierta en detrimento de la adherencia.
  • 2. La carcasa. Los diferentes tipos de carcasa se clasifican en función a su TPI, siendo el TPI el número de hilos que contiene cada pulgada de la cubierta o neumático. A mayor densidad o cantidad de TPI, menor cantidad de goma tendrá la carcasa y será, por tanto, más ligera y sensible a los pinchazos y/o pellizcos. Las cubiertas utilizadas en Descenso o DH suelen tener una densidad de 33 TPI, mientras que las utilizadas en XC rondan los 127 TPI, mucho más ligeras pero menos resistentes.
  • 3. La llanta. La anchura de la llanta influye de forma directa en la manera en que la cubierta apoya en el suelo. Si tenemos un neumático de 2.0" (tipo XC) y lo montamos sobre una llanta específica de FreeRide o All Mountain, con un ancho interno de unos 24 milímetros, la cubierta se abre demasiado, su dibujo se estira y la altura de balón disminuye, influyendo directamente en las características originales de la cubierta para empeorar su rendimiento. Del mismo modo, ocurre con cubiertas de 2.2 pulgadas o más montadas sobre llantas con ancho interno de 17 mm. o menos. Cada tipo de llanta debe ir con su correspondiente cubierta, y viceversa.
  • 4. El taqueado. Podemos distinguir entre diferentes tipo de taqueado, siendo los más habituales lo siguientes. Taco alto: se clavan en terrenos blandos y se retuercen en terrenos duros. Taco bajo: son seguros en terrenos secos, pero en mojado no se clavan y acumulan mucho barro. Taco junto: ideales para terrenos compactos donde la superficie de contacto es mayor, aunque también acumulan el barro. Taco separado: de buena penetración y adherencia sobre el terrenos medios y blandos, evacuan bien el barro pero pueden retorcerse en terrenos duros.
  • 5. Tubeless. Básicamente, el mismo concepto que los neumáticos sin cámara para coches y motocicletas. En la actualidad, encontramos cubiertas Tubeless UST, que teóricamente no necesitan líquidos sellantes para quedar completamente selladas (siempre con llanta compatible UST) y cubiertas Tubeless Ready, que necesitan líquidos sellantes para un sellado completo. Las cubiertas Tubeless presentan una carcasa más resistente y de flancos más sólidos, no necesitan de cámara de aire y pueden rodar con una presión de aire menos elevada sin peligro de pellizcar.

En Bike | Las claves para elegir una cubierta