5 Trucos para prevenir la deshidratación en la práctica del ciclismo
General

5 Trucos para prevenir la deshidratación en la práctica del ciclismo

14
abr 2011

Con las altas temperaturas, no es muy difícil notar que nos hacen falta más líquidos cuando practicamos el ciclismo de montaña o Mountain Bike. El sudor, el calor, el esfuerzo sobre la bicicleta y el pasar varias horas aguantando altas temperaturas pueden llevarnos a la deshidratación sin apenas darnos cuenta, siendo ésto último una situación muy seria y extremadamente grave.

5 Trucos para prevenir la deshidratación en la práctica del ciclismo

Por ello, desde TodoMTB te recomendamos que sigas una serie de consejos para que disfrutes del Mountain Bike sin contratiempos:

1. Con la llegada del calor debes tomar muchos líquidos, especialmente agua. Se considera que el aporte normal de líquido al cuerpo humano está en torno a los 2 litros, pero con la llegada del calor debemos incrementar la ingesta a 3 o incluso 4 litros al día si practicamos deporte.

2. Si vas a realizar tu salida en bicicleta de montaña en horas de altas temperaturas, asegúrate de llevar al menos 2 litros de agua encima. Tu ingesta de agua debe ser muy superior a lo normal. No esperes a tener sed y bebe con frecuencia pequeños sorbos de agua. No hagas rutas muy largas sin asegurarte de encontrar un lugar donde poder reponer el agua gastada.

3. Si sales con más personas, compañeros y amigos, debes prestar mucha atención en los demás y cuidar de que todos tomen regularmente líquidos durante la salida en bicicleta. Se trata de que todos cuiden de todos y así evitar problemas mayores. Si alguien tiene problemas, probablemente no se dará cuenta hasta que sea demasiado tarde. Tu ayuda será su ayuda, y viceversa.

4. Recuerda que además del agua, la fruta es una fuente muy valiosa para reponer líquidos en el cuerpo. Aumenta el consumo de fruta antes, durante y después de salir con la bicicleta. Además, aumentarás la ingesta de vitaminas y antioxidantes en tu cuerpo.

5. Debes conocer los síntomas de la deshidratación: falta de producción de lágrimas, imposibilidad de orinar durante varias horas, piel y ojos secos, boca seca o acartonada y taquicardia. Si sientes que estás ingresando en un cuadro de deshidratación, no dudes en ir al médico en seguida. Una buena forma de darte cuenta de un cuadro de deshidratación es mediante el test del pliegue: pellizca la piel de la persona afectada; si el pliegue resultante no vuelve rápidamente a su lugar, probablemente exista deshidratación.

Ya sabéis. Con la llegada del calor, no debemos dejar que la sed llame a la puerta. Beber con regularidad pequeños sorbos es la mejor manera de mantenernos hidratados durante largo tiempo. ¡A hidratarse!