20 Reglas del camino: Los mandamientos del ciclismo de montaña
General

20 Reglas del camino: Los mandamientos del ciclismo de montaña

28
may 2011

Para disfrutar del ciclismo de montaña en su totalidad y poder decir que somos ciclistas en mayúsculas, hay ciertas reglas que todos deberíamos cumplir en nuestras salidas. No cumplir alguna de ellas es atropellar los principios básicos que forman parte de la esencia del ciclismo de montaña, por lo que se convierten en mandamientos de obligado cumplimiento.

20 Reglas del camino: Los mandamientos del ciclismo de montaña

Mandamientos del ciclismo de montaña

  • Cadena de favores. Parches, cámaras, cables, agua o echar una mano cuando alguien necesite nuestra ayuda. Algún día podemos ser nosotros los necesitados.
  • Tú lo sacas, tú te lo llevas. A nadie le gusta encontrar basura en el monte. Tenemos que mantener limpio el camino que hacemos, y llamar la atención a cualquier compañero que no lo haga.
  • Conoce tus limitaciones. ¿Eres un escalador rápido? Ponte el primero. ¿Eres lento en descenso? Quédate atrás.
  • La bicicleta no hace al ciclista. A todo el mundo le gusta el último modelo y la gama más alta, pero una bicicleta mejor no aumentará nuestra habilidad por mucho que queramos.
  • Ser autosuficiente. Llevar siempre lo que vayamos a necesitar, e incluso un poco más.
  • Conoce la mecánica básica de la bicicleta. Hay que ser capaz de cambiar una rueda, cadena o ajustar un cambio sin que nadie nos ayude.
  • Trata a los demás como tú quieras ser tratado. A nadie le gusta un burro rebuznando sobre una bicicleta.
  • Sólo es una carrera si los demás participantes saben que son participantes. Si alguien va más rápido que nosotros, debemos echarnos a un lado y dejarle pasar. No es una carrera si sólo nosotros somos los únicos que sabemos que se trata de una carrera.
  • La música es un acompañante ideal. Si la escuchamos con sentido común. Si llevamos auriculares, debemos vigilar constantemente a nuestro alrededor y no perder de vista obstáculos ni ciclistas. Y por supuesto, una oreja siempre destapada.
  • No sobrevalores tus habilidades. No debemos excedernos con nuestras peripecias ciclistas, pues podemos terminar 'volando' sin ni siquiera darnos cuenta de ello.
  • Si tú no puedes, otros sí podrán. El ciclismo de montaña es una progresión, y quizá otras personas pueden hacer lo que nosotros todavía no hemos conseguido. Con paciencia y dedicación, todo llega.
  • No seas un paquete. Si estamos desganados y sin fuerzas, mejor quedarnos en casa. Podemos convertirnos en el 'paquete del día' sólo porque teníamos un mal día.
  • No hay cura para la UGI. La 'Upgradeitis' (obsesión por la actualización de componentes) es una enfermedad grave de todos los ciclistas para la que no existe cura.
  • Cuidado con los consejos. La mejor bicicleta de un amigo puede no ser la mejor bicicleta para nosotros. Todo el mundo tiende a pensar que tiene la mejor bicicleta de montaña, pero ésto no es aplicable a los demás.
  • No seas bocazas. El típico personaje que solamente habla de carreras que ha ganado, rutas increíbles que conoce y bicicletas maravillosas que guarda en casa. Pero ni tiene, ni hace, ni conoce.
  • Estar en forma no es lo mismo que tener técnica. Estar en forma está muy bien, pero eso no nos convierte en un mejor ciclista. Simplemente seremos capaces de montar más tiempo, independientemente de nuestra 'dudosa' técnica a los pedales.
  • Montar te mantiene joven. Algo que podremos comprobar cuando un ciclista con el doble de nuestra edad nos pase por el lado como una bala.
  • Una cerveza es lo mejor después de una salida. Nadie sabe por qué… pero simplemente es así. Uno de los grandes misterios del ciclismo.
  • La diversidad es buena. Bicicletas diferentes, estilos diferentes y diferentes personalidades. El ciclismo sería terriblemente aburrido si todos los ciclistas fueran iguales.
  • Cualquier tipo de vacaciones es una excusa para salir a pedalear. ¿Por qué? Simplemente, porque es así.