10 Consejos para mejorar la convivencia entre conductores y ciclistas
General

10 Consejos para mejorar la convivencia entre conductores y ciclistas

18
nov 2011

Aunque seamos unos apasionados del Mountain Bike, probablemente en más de una ocasión hemos tenido que rodar por alguna carretera transitada también por coches y exponiendo nuestro pellejo a los reflejos de esos desconocidos conductores que nos adelantan. De igual manera, aunque nos guste el ciclismo de montaña o carretera, quizá cuando utilizamos nuestro coche no tenemos tantos miramientos con los ciclistas que encontramos por el camino y olvidamos lo que sentimos cuando vamos montados sobre la bicicleta.

10 Consejos para mejorar la convivencia entre conductores y ciclistas

Cómo mejorar la relación entre conductores y ciclistas

Antes de comenzar a dar consejos, no está de más decir que este artículo no es un mensaje anti-conductores, ni está escrito para criticar la forma de conducir de nadie. Simplemente se trata de hacer tomar un poco más de consciencia hacia los ciclistas por parte de esos conductores que se cruzan con ellos a diario, entre los que también debemos incluirnos.

Por supuesto, por mucho que los conductores de automóviles sigan las normas de circulación y conduzcan de manera segura, de nada sirve si los ciclistas no se aplican las mismas normas. Tanto si vamos conduciendo como si vamos rodando con la bicicleta, las normas de circulación son iguales para todos y deben ser respetadas por ambos bandos. Después, solamente queda tener claro lo siguiente:

  • Aprender a compartir: Como conductor de coche podemos pensar que la carretera nos pertenece, pero en realidad nadie es dueño de ninguna vía. Todas las personas tienen derecho a pasar y volver a pasar cuando deseen, siempre que sean vías públicas. Además, según las leyes, la bicicleta es un vehículo y por lo tanto debe de tratarse como tal.
  • Comprender que los ciclistas ayudan: Aunque pueda parecer lo contrario, los ciclistas realmente ayudan a reducir la congestión en las carreteras. Los ciclistas equivalen a la reducción de tiempo que podamos pasar en un atasco, ya que no conducen automóviles y ocupan mucho menos espacio. Solamente tenemos que imaginar que cada bicicleta que nos cruzamos en realidad fuese un coche…
  • Vigilar las puertas de nuestro vehículo: En atascos, caminos estrechos o al estacionar, no está de más echar un vistazo al espejo retrovisor antes de abrir la puerta de nuestro coche. Hay que pensar que la amplitud de una puerta abierta supera muchas veces el metro o metro y medio de distancia con respecto a nuestro coche, y puede llegar a resultar altamente peligrosa para un ciclista que se aproxime detrás nuestro.
  • Los ciclistas son muy vulnerables: En un coche, estamos conduciendo un vehículo enormemente más pesado y potente que una bicicleta. Un impacto entre un coche y una bicicleta siempre tiene un resultado perdedor para las dos ruedas. La ley actual regula los seguros del conductor y por lo general se considera que será culpable en caso de un choque que involucre a un ciclista. De la misma forma, un ciclista también será considerado culpable en caso de accidente con un peatón. En la carretera, cautela para todos.
  • El casco no es equivalente a garantizar la seguridad: Está claro que vale la pena usar casco y que la protección que ofrece es mucho mayor que ir con la cabeza descubierta, pero ello no significa que un ciclista sea menos vulnerable contra un coche. El casco de un ciclista está diseñado para soportar los efectos de un impacto sobre la cabeza a una velocidad máxima de aproximadamente 20 Km/h, y una colisión contra un vehículo lógicamente supera la resistencia de cualquier casco. Los ciclistas llevan cascos, pero no son invulnerables.
  • Paciencia y cautela, la clave de la convivencia: El 90% de los ciclistas accidentados durante los últimos años han sido causados por la falta de atención o descuido; en primer lugar por los conductores y en segundo lugar por los ciclistas. Es responsabilidad del conductor de un coche evitar golpear a un ciclista, y no la del ciclista el evitar ser golpeado por un coche. Tanto conductores como ciclistas deben prestar atención y estar alerta ante la presencia de ambos vehículos. Hay que evitar riesgos innecesarios y sobretodo, evitar poner en peligro a cualquiera de las partes.
  • Los adelantamientos, con espacio suficiente: Al adelantar a un ciclista, estamos obligados a darle el mismo espacio que si fuera un coche. Puede que un ciclista tenga que desviarse un poco para evitar una piedra, un bache o algún otro obstáculo, o puede que de repente sufra un pinchazo y caiga. Si vamos demasiado cerca de una bicicleta, probablemente no seamos capaces de reaccionar a tiempo y provoquemos la caída del ciclista o lo que es peor, un accidente con consecuencias nada agradables para nadie.
  • Los ciclistas también tienen derecho a circular por el carril: Las bicicletas tienen el mismo derecho que un coche a la hora de ocupar un carril. Puede parecer un acto egoísta por parte del ciclista, pero en realidad resulta la forma más segura de prevenir riesgos y accidentes para un ciclista. Tenemos que pensar que los ciclistas que ocupan un carril no intentan hacernos disminuir la velocidad, sino que están tratando de mantener un área de seguridad para evitar catástrofes mayores.
  • Conducir despacio en carreteras de poca visibilidad: Normalmente, es frecuente ver circular ciclistas en carreteras rurales o carreteras de puertos de montaña, sobretodo durante los fines de semana. Tenemos que tener muy presente que en la siguiente curva puede aparecer un ciclista, un coche, personas o un animal. Reducir la velocidad de nuestro vehículo es reducir el riesgo de que suceda algún imprevisto nada agradable.
  • ¡Hay que probar la bicicleta!: La mejor forma de tomar consciencia de lo que es ser un ciclista en una carretera llena de coches es vivir la experiencia por nosotros mismos. Así podremos comprobar que realmente hay conductores descuidados y con muy mala gaita. Los ciclistas también pueden ser descuidados, pero por lo general son ellos los que terminan haciéndose más daño.

Visto en | carbuzz